No creerás cómo China espió a Apple y Amazon

Una de las razones de la administración de Donald Trump para declarar una guerra comercial contra China fue el presunto robo de información contra empresas del sector tecnológico estadounidense, entre ellas Apple y Amazon. No es casual que las marcas de móviles chinos, como Huawei, de la noche a la mañana se hayan vuelto uno de los principales competidores en el sector conocido como gama alta.

¿Queremos tratado con China? Habrá que avisar a EE.UU. y Canadá

Respecto al robo de tecnología, una investigación de Bloomberg reveló los métodos que llevaron a cabo los chinos para robar información tecnológica de las empresas estadounidenses, particularmente Amazon y Apple. Según la investigación, el robo se hizo a través de un hackeo por medio de pequeños chips, más pequeños que un grano de arroz (¡JA!), que fueron infiltrados en los servidores de las empresas, todo controlado desde el Ejército Popular de Liberación de China.

China espionaje
Imagen: Especial

¿Cómo lograron implantar los micro chips en los servidores de Apple y Amazon?

La historia es digna de Mr. Robot, ya que lo hicieron a través de un método de siembra, es decir desde la fabricación de los dispositivos. Hay que recordar que China produce cerca del 75% de los teléfonos móviles y el 90% de sus computadoras, es ese sentido, tiene una gran ventaja estratégica para realizar ataques como este. (Vía: El Financiero-Bloomberg)

Sin embargo, esta ventaja estratégica no está dada por sí misma, ya que para infiltrarse en los servidores y sistemas de estas empresas estadounidenses, los chinos tuvieron que conocer a fondo cuestiones como el diseño de los productos, también necesitaron manipular los componentes en la fábrica y, finalmente asegurarse de que los dispositivos manipulados lleguen a la ubicación deseada a través de influir en la logística global. Como podemos ver, sembrar microchips espías en un dispositivo no es tarea fácil.

Amazon
Imagen: Especial

China infiltró sus microchips en las tarjetas madre de Supermicro, que es como el Microsoft de la industria del sofware. Estos dispositivos se camuflaban como parte de los componentes de la tarjeta madre, específicamente a los acopladores de acondicionamiento de señal y solo son detectables a través de equipo especializado. (Vía: El Financiero-Bloomberg)

Estos micro chips sirven para abrir las puertas, manipulando las instrucciones de operación principales que dan instrucciones al servidor de qué hacer cuando los datos fluyen por la tarjeta madre. De tal forma, los chinos pudieron alterar como funcionaban los dispositivos línea con línea.

“Para comprender el poder que les daría, te damos este ejemplo: en algún lugar del sistema operativo Linux, que se ejecuta en muchos servidores, hay un código que autoriza a un usuario al verificar una contraseña escrita con una encriptada almacenada.

Un chip implantado puede alterar parte de ese código para que el servidor no busque una contraseña, ¡y listo! Una máquina segura está abierta a todos y cada uno de los usuarios. Un chip también puede robar claves de cifrado para comunicaciones seguras, bloquear actualizaciones de seguridad que neutralizarían el ataque y abrir nuevas vías a internet”. (Vía: El Financiero-Bloomberg)

Chips China
Imagen: Especial

El problema es que estos hardware sembrados no solo fueron a dar a empresas estadounidenses, sino también a distintas instancias del gobierno de los Estados Unidos como: el Departamento de Defensa, la marina de EU para el control de las redes internas de los barcos de guerra y la unidad de drones de la CIA. Esto significa que el gobierno chino tuvo acceso a información de seguridad nacional de los Estados Unidos.

Mientras China espiaba a Estados Unidos, Trump declaró una guerra comercial que es un despropósito sin beneficio para nadie. Según Bloomberg, se encuentra abierta una investigación secreta (ya ni tan secreta) del gobierno estadounidense sobre este tema, que incluye al FBI y a otras agencias de seguridad e inteligencia.

Por: Redacción PA.