Nestora Salgado obligada al exilio: si regresa la detienen

Antiguamente el exilio era una pena que se quedaba a un paso de la muerte, actualmente es la única salida para quienes son perseguidos por defender los derechos humanos de las personas. Nestora Salgado, excomandanta de la Policía Comunitaria de Olinalá, considera que es forzada a vivir en Estados Unidos porque, pese haber sido absuelta de los delitos de secuestro, robo, homicidio y delincuencia organizada, la Fiscalía de Guerrero ha impugnado los fallos judiciales.

¿Quién es Nestora Salgado?

Hace más de un año, la activista consiguió su libertad tras ser detenida en 2013 y haber pasado dos años y siete meses en prisión de manera injusta. Ninguno de los cargos imputados pudo comprobarse y en 2016 se determinó que no había pruebas en su contra.

Para Nestora fue claro que tras haber formado la policía comunitaria en Olinalá, la cual denunciaba y combatía los delitos en la región; correr al director del hospital público, quien robaba los equipos médicos para utilizarlos en consultorios privados; y detener a un síndico del PRI relacionado con un homicidio; “las autoridades estatales se molestaron mucho”.

” Y por qué se fueron sólo contra mí, porque la Policía Comunitaria es un organismo reconocido por la ley estatal, entonces, quisieron atacar al rostro de toda esa organización. Y, también, porque el que yo sea mujer, es para ellos como un desafío a su poder”, explica Nestora sobre los objetivos de su detención. (Vía: Animal Político)

Cuando Nestora quedó libro, las autoridades le dijeron que, “por cuestiones de seguridad no podía esta en México”, que podían matarla. “Eso me sonó a mí como una amenaza, así que volví con mi familia que ya tienen una vida en Estados Unidos. Y luego empezó el gobierno a presentar las apelaciones contra mi liberación”.

La comandanta Nestora Salgado saldrá libre el día de mañana

La excomandanta de la Policía Comunitaria cuenta para Animal Político que su más anhelado sueño es regresar a México, “porque hay mucho trabajo qué hacer”. Pero antes de su regreso, necesita asegurarse que el proceso penal termine.

Sin embargo, su distancia física no impide que Nestora participe en movimientos ciudadanos que buscan defender los derechos humanos, pues en Estados Unidos, “como migrante también tengo una historia, y tengo ese compromiso de trabajo a favor de los migrantes de aquel lado”.

La Policía Comunitaria representa para Nestora el logro de un pueblo organizado que defendió y defiende a su familia, para ella es importante seguir comunicada con quienes actualmente siguen formando parte del movimiento, “no estoy ahí, en Olinalá, pero siempre hemos estado de la mano”.

En 2014, cuando Nestora estaba en prisión recibió el premio Carlos Montemayor pero fue hasta principios del mes pasado que pudo tener el premio en sus manos, en su discurso dijo, “cómo podemos no ser rebeldes cuando están matando a nuestros hijos”. 

¿Cómo podemos no ser rebeldes?