Anti-ángeles retan con pasarelas alternas a Victoria’s Secret y sus estándares de belleza

Los desfiles de la industria de la moda son siempre una muestra de lo que, a ojos de los diseñadores y los hombres hetero, es perfecto. Tanto sus prendas como las mujeres (siempre mujeres) que los portan deben estar en sintonía con “eso”… aunque “eso” pertenezca más al terreno del dibujo y la ilustración que a los cuerpo reales.

No es un secreto que el grupo de “ángeles” de Victoria’s Secret es uno de los más selectos en esta industria. Las modelos que participan son de las mejores pagadas y las que gozan de mejor reputación en el mundo: son celebridades que tienen presencia tanto dentro como fuera de la pasarela y dan un show anual que llega a ojos de todos para decir: “así se debe ver una mujer, y estas mujeres son ángeles”.

Además de presentarnos un prototipo femenino inalcanzable, crea un estándar de belleza que, en muchas mujeres que lo ven y no sienten identificadas, no deja de repetir un mensaje dañino hacia ellas mismas, pues no deja de repetir: “tú no estás ahí”. Por ello mismo, Khrystyana, una modelo y activista del grupo Body Positive, inauguró un desfile alterno al Victoria’s Secret Fashion Show, integrado por mujeres con todo tipo de cuerpo para que todas puedan verse ahí, no sólo las altas, delgadas y bronceadas mujeres de esta marca de lencería:

Esta semana el mundo ha sido testigo de otro desfile de Victoria’s Secret que refuerza estándares de belleza muy específicos. Muchas mujeres se habrán sentido muy disgustadas con sus cuerpos y caras después de verlo, como si se apretara una y otra vez el botón del autodesprecio. (vía: El Mundo)

Es cierto que Victoria’s Secret puede hacer desfilar a quien se le de la gana. Finalmente, es su show. Sin embargo, el promover tan solo un estilo y una forma de ser mujer como lo únicamente bello es irreal y lleva a ignorar que a mujeres que también consumen la marca que no son así. No se trata de querer decirle a Victoria’s Secret que cambie su concepto de lo bello, sino que toda mujer que se sienta bella pueda sentirse identificada en esos desfiles de moda.

Claro que para que esto suceda falta aún muchísimo, sobre todo en una industria que ha castigado a muchas mujeres simplemente por no “adaptarse” a estándares de belleza cada vez más agresivos o por no soportar dietas que deterioran el cuerpo, como en el caso de Liza Golden, que prefirió dejarlo antes de morir por desnutrición o inanición, u otros casos de modelos que mueren por sobre-exigencia. (vía: Vice)

Never take yourself too seriously guys!

Khrystyana acercó un concepto que careció del glamour infinito que tiene una gala con artistas invitados y con todas las luces y la producción del mundo, pero acercó una pasarela con modelos reales, con cuerpos reales y en situaciones reales a una audiencia que puede verse en la moda tal como es, sin necesidad de establecer un mando único de belleza.

Por: Redacción PA.