Ferriz de Con dice que ‘las mujeres de motel son de motel’

Pedro Ferriz de Con, aspirante a ser candidato independiente a la presidencia de la república, mostró su misoginia en un comentario de Twitter donde expresó que, “las mujeres de motel son de motel”. Tuit que por cierto, ya borró.

Lo anterior como respuesta a un comentario de un usuario que lo señalaba como ‘ponecuernos’. Del comentario, no nos interesa si Ferriz de Con es fiel o infiel, sino la forma en la que conductor responde y justifica su persona al expresar que hay tipos de mujeres que ‘son de motel’.

Según el conductor de televisión y periodista, tener una relación sexual o sentimental con una mujer en un motel la vuelve automáticamente una ‘puta’, lo cual, según Ferriz lo justifica. Su comentario es tan general que también puede hacer referencia a quienes ejercen un trabajo sexual y deja ver que para él es degradante dedicarse al sexoservicio. 

Si una mujer se dedica al trabajo sexual o decide ejercer su libertad sexual en un motel una, dos, diez mil veces, no le resta valor como persona, es decir, no es menos mujer y no es una ‘puta’ ni una ‘mujer de motel’.

Incluso si todas las prostitutas fueran parte de un sistema opresivo de trata, derivado de problemas económicos y sociales (que no siempre es así el caso), aun así lo que expresó Ferriz de Con es inadmisible y condenable sobretodo viniendo de un comunicador con pretensiones políticas. 

Emma Goldman, una anarquista y feminista, decía que la única diferencia entre una trabajadora sexual y una mujer casada era que la primera vendía su cuerpo por hora, mientras que está última vendía de una vez y para siempre y a un mismo precio a un sólo hombre. ¿Son las mujeres casadas las verdaderas mujeres para Ferriz de Con?

Los prejuicios morales que reproduce el aspirante a candidato presidencial son muestra de que una gran parte de la sociedad estigmatiza no solo el trabajo sexual, sino la libertad de las mujeres de ejercer su sexualidad como les peque la gana.

No, Ferriz de Con, no hay mujeres de motel o de casa ni de primera ni de segunda; tampoco queremos saber si anduviste en un motel, o si lo hiciste en la cocina de tu casa o en el bosque: la mujeres son mujeres y ya; y tenemos toda libertad de coger en un motel, en un cocina o en un bosque y seguir llamándonos mujeres, a secas, sin adjetivos.

Publicidad