Pueblos Sin Fronteras niega que recluten migrantes para caravanas

Unidad Deportiva Benito Juárez. Imagen: Esteban González de León

Ayer, en Washington D.C.  la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero acusó a la organización no gubernamental Pueblos Sin Fronteras de “reclutar” a gente para integrar las caravanas migrantes que cruzan México.

La asociación negó dichas acusaciones y lamentó que el gobierno de México criminalice a estas organizaciones:

“(…)Criminalizan a la sociedad civil que defiende los derechos humanos de las personas inmigrantes. Con esto intentan distraer de la responsabilidad que tiene el gobierno mexicano por su actual política de migración fallida y promueven hitos de xenofobia y racismo nunca antes visto en México, creando un caos en las fronteras”. 

La organización ha denunciado desde principios del 2019 que el Instituto Nacional de Migración (INM) ha dificultado el ingreso de las caravanas a Estados Unidos con prácticas tales como impedir que los migrantes crucen las fronteras para comenzar sus solicitudes de asilo, encerrarlos en albergues poco comunicados -como sucedió en Piedras Negras– o permitir que sean hostigados por elementos de las fuerzas públicas.

Inicialmente, el INM ejecutó un plan en el que recibió a una caravana de mil 114 migrantes en enero, otorgándoles a los solicitantes un brazalete y una tarjeta humanitaria que les permitiría transitar y trabajar por un año dentro de México. 

Andrés Manuel López Obrador incluso presentó una iniciativa para que México y Estados Unidos inyectasen inversión para el desarrollo de Centroamérica que ayudara a generar empleo en la región y así, frenar la migración.

Sin embargo, El New York Times señala que el INM, y el gobierno de AMLO en general, están manejando el problema migratorio de acuerdo a los planes fronterizos de Trump, los cuales incluyen contener el flujo migratorio que finalmente logra llegar a Estados Unidos. 

En el comunicado, Pueblo Sin Fronteras añadió:

“Nuestra organización no ha participado en ninguna caravana migrante desde que inicio el sexenio de Andrés Manuel López Obrador. Nunca hemos organizado ni reclutado a ninguna caravana desde Centroamérica. En fin, las declaraciones de Olga Sánchez Cordero son una vergüenza para los cientos de miles de personas que creímos en las falsas promesas del nuevo gobierno mexicano con respecto a su política migratoria y de derechos humanos”.