Mujeres desaparecidas “quizás se van con el novio”, dice “El Bronco”

"El Bronco", gobernador de Nuevo León, asegura que en su estado no hay ninguna denuncia de secuestro de alguna mujer y que, si no saben dónde está alguna, es porque "quizás se van con el novio".

Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco“, gobernador de Nuevo León, ha hecho otra polémica (y misógina) declaración: asegura que en su estado no hay ninguna denuncia de desaparición de alguna mujer y que, si no saben dónde está alguna, es porque “quizás se van con el novio”.

El gobernador asegura que los casos de desaparición de mujeres durante su mandato nada tienen que ver con la delincuencia organizada:

“Nosotros no tenemos ninguna denuncia del secuestro de alguna mujer. Quizás se van con el novio. […] Sí hay, evidentemente, eso de que una adolescente se enamora de un mayor de edad y se va con él. Es algo que tenemos que prevenir y para eso necesitamos platicar mucho con los papás y con las familias para que puedan estar más atentas de sus hijas.”

Estas declaraciones del gobernador generaron respuestas de organizaciones civiles que se dedican a visibilizar y tratar de encontrar a los desaparecidos en la entidad.

Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Nuevo León (FUNDENL), atacó las declaraciones de “El Bronco” y explicó que:

“Rodríguez Calderón miente, porque las denuncias están en la procuraduría y aunque sabemos que la cifra negra de personas desaparecidas es muy alta y sobrepasa enormemente a las denunciadas -este delito regularmente no se denuncia por el temor que existe a las represalias-, el gobernador realmente está mintiendo, porque no creemos que desconozca tan grave hecho en un país y un estado donde el narcotráfico ha impuesto sus reglas.” (Vía: Revolucióntrespuntocero)

Esta misma asociación publicó una carta abierta dirigida al gobernador, a la sociedad civil y a los medios de comunicación, en el que señalan la gravedad de las declaraciones de Rodríguez Calderón:

“Minimizar el hecho de que mujeres y niñas desaparezcan señalando que se van voluntariamente con ‘su novio’ contribuye a intensificar el clima de agresión y violencia en que vivimos. No permitiremos que se criminalice o estigmatice a ningún ser humano.

 El Estado tiene el deber de realizar una búsqueda exhaustiva de todas las personas desaparecidas, actuar de  manera pronta y expedita por medio de las autoridades policiales, fiscales y judiciales para dirigir sus esfuerzos hacia la localización de las víctimas y no desacreditar ni tolerar bajo ninguna circunstancia la desaparición de personas.”

Por su parte, Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos (CADHAC) señaló que, desde 2011, 85 mujeres han sido reportadas desaparecidas, de las cuales 65 no han sido localizadas. La organización también ha sido muy clara respecto a que las declaraciones del gobernador contribuyen a estigmatizar a las víctimas de su propia desaparición y a la cultura del miedo y la impunidad:

Las autoridades no deben criminalizar a las víctimas. Sin importar con quién salía y a qué se dedicaba, las autoridades tienen la obligación de investigar, encontrar la verdad y sancionar a los responsables.” (Vía: Proceso)

La activista Rosario Fernández, familiar de un desaparecido en Nuevo León, explicó que

“El salvajismo y la misoginia de Rodríguez Calderón [está] a todo lo que da; tenemos un gobernador que ya insultó a todas las familias de los desaparecidos el año pasado, ahora le toca a las mujeres […]. Somos una entidad donde las desapariciones forzadas, son una de las principales problemáticas que nos identifican como una región peligrosa, y aunque el gobierno estatal ha intentado ocultar a grave situación, cada día se hace más evidente que nuevamente estamos padeciendo una severa crisis de seguridad, donde no solamente se perpetra el hecho, sino que a las autoridades no les interesa resolver los casos.” (Vía: Revolucióntrespuntocero)

Estos mismos organismos señalaron hace unas semanas que la atención a víctimas de desaparición forzada se ha visto debilitada desde que “El Bronco” asumió funciones. El 29 de febrero, su gobierno aprobó una reestructuración de la administración pública, que las asociaciones civiles han calificado de ilegal, en la que transformó la Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas (CEEAV) de organismo desconcentrado a coordinación de área, lo que limita y debilita su capacidad de acción.

Lo dicho por las asociaciones se sustenta con los datos del informe de 2015 de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que concluye que las desapariciones forzadas han aumentado en México de manera dramática, así como la impunidad.

La abogada Liz Sánchez, quien coordina la asociación Ciudadanos en Apoyo en Derechos Humanos (CADHAC), declaró:

“El gobernador, funcionario principal a nivel estatal, tendría que tener más cuidado en sus declaraciones, porque eso reflejaría que no existe un interés real de buscar a las personas desaparecidas, además sus palabras contribuyen a la estigmatización de las víctimas, no puede hacer ese tipo de declaraciones tan simplistas, reducidas y tan machistas.” (Vía: Revolucióntrespuntocero)

Además, los reportes de las asociaciones que atienden a familiares de víctimas de desaparecidos han detectado un patrón que contradice por completo las declaraciones del gobernador:

“nuestros últimos reportes han sido cinco, todas son mujeres jóvenes desaparecidas, esa es una de las características actuales, todas son jóvenes y regularmente han sido estudiantes”. (Vía: Revolucióntrespuntocero)

Esta tipo de declaraciones del político y empresario refuerzan el discurso discriminador y criminalizador de las mujeres, al dejar la responsabilidad de no ser atacadas a las mujeres. Pero esta clase de discursos y políticas no son exclusivas del gobernador de Nuevo León. Apenas hace unas semanas, Miguel Ángel Mancera sacó a la luz una campaña para combatir el acoso en el transporte público de la Ciudad de México por medio de silbatos, como te contamos aquí.

Esta es la segunda vez en el mes en que las mujeres son el blanco del político y empresario, pues hace unos días, en un evento de salud pública, dijo que “a una niña gorda no la quiere nadie”, como aquí te contamos, refiriéndose a que los padres deben de decirle esa clase de comentarios a sus hijas para combatir la obesidad y evitar embarazos adolescentes.