La mayoría de los custodios de prisiones estatales en México no son confiables

En México están en funcionamiento 285 centros penitenciarios estatales, los cuales albergan alrededor de 223 mil presos.
México

En México, la seguridad de las cárceles estatales está a cargo de casi 30 mil custodios, repartidos entre mandos y guardias. En promedio, hay un custodio para ocho internos, lo que está dentro (muy justo) de los estándares internacionales. Sin embargo, el problema es que más de tres mil de esos guardias, incluidos 200 mandos, no son confiables.

Datos oficiales ha revelado que a nivel nacional, por lo menos uno de cada 10 elementos de seguridad asignados a los centros penitenciarios estatales, incluyendo a los propios mandos, no deberían laborar ahí, ya que no superaron las pruebas obligatorias para establecer si son aptos y confiables para desempeñar su trabajo.

En Nuevo León por ejemplo, donde se encuentra el penal estatal de Topo Chico, que el pasado 11 de febrero registró una riña que dejó 49 muertos, casi la cuarta parte de los custodios no son confiables. En el estado de Veracruz, más de la mitad del personal está reprobado. En total, de acuerdo con las cifras oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), proporcionadas al Blog “Animal Político” por la ONG “Causa en Común”, hay 29 mil 534 elementos de seguridad en activo en los reclusorios de los estados.

De todos ellos, tres mil 155 reprobaron el proceso de evaluación de control de confianza, lo que representa un 11% del estado de fuerza total. En el mundo del personal hay mil 820 efectivos que son mandos de distinto nivel, de los cuales poco más de 200 no son confiables. En tanto, de los 27 mil 700 custodios operativos, tres mil 155 están reprobados. En ambos casos es una proporción del 11% de los servidores públicos en funciones.

Las deficiencias en los esquemas de seguridad de las cárceles, son comunes en incidentes graves como el ocurrido en Topo Chico o en la muerte de 44 reos en la cárcel de Apodaca en 2012, en donde fueron cómplices custodios, jefes de seguridad y directores.

En México están en funcionamiento 285 centros penitenciarios estatales, los cuales albergan alrededor de 223 mil personas, de acuerdo con los datos de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS).