Embajador de México en Uruguay escondió más de 20 mdp en Andorra: El País

Francisco Arroyo Vieyra, actual embajador de México en Uruguay, y exdiputado y senador priísta, ocultó por 3 años 1.2 millones de dólares en una cuenta en la Banca Privada d’Andorra (BPA), institución investigada por múltiples cargos de lavado de dinero de cárteles y empresas transnacionales, según publicó el día de hoy el diario español El País.

Según Arroyo Vieyra, los más de 20 millones de pesos corresponden a un “trabajo” de asesoría jurídica que realizó entre 2011 y 2012 en el bufete jurídico de Pedro Raymundo Salinas Arrambide, mismo que negó cualquier asociación con el embajador; por lo mismo, tuvo que cambiar su declaración: no fue que trabajaran juntos, sino que, bueno, coincidieron en un caso y son amigos.(Vía: El País)

En la investigación de El País aparece con frecuencia el nombre de Salinas Arrambide, ya que (seguro es pura coincidencia) su bufete ganó licitaciones para asesorías jurídicas de más de 3 millones de pesos en 2013, cuando Arroyo Vieyra era el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados.

Las declaraciones de Arroyo apuntan a que la cuenta duró abierta “unos dos o tres años”, tras lo cual, fue cancelada y “regularizó su situación”. O sea, no tiene mucho que hizo el cambio, justo cuando la BPA perdió todo secreto bancario después de que fuera intervenida por el Principado de Andorra por sospechas de lavado de dinero y defraudación fiscal. (Vía: Reforma)

El embajador dio una entrevista al diario español para “aclarar” la información que recopilaron, sin embargo, cayó en más contradicciones de las que podríamos contar: por un lado, mencionó que fue Salinas Arrambide quien abrió la cuenta a su nombre (otra cosa que el abogado desmintió), luego, que un promotor de la BPA fueron a su despacho y “lo embaucaron”:

“Había un promotor de la BPA que nos embaucó en este asunto. Era lícito, pero fue un error. No lo volvería a hacer, se lo aseguró” (Vía: El País)

Según El País, la BPA también está siendo investigada por el escándalo de la constructora Odebrecht, pues de sus cuentas y sus arcas salieron muchos de los millones que se utilizaron para sobornar a autoridades en América Latina, Europa y África. (Vía: Proceso)

También, y como la cereza del pastel, recuperaron información de que Arroyo Vieyra no es el único priísta con cuentas “sospechosas” en la BPA: también Óscar Javier Lara Aréchiga, a quien se le han descubierto cuentas en paraísos fiscales como Panamá o las Antillas Holandesas con un total de 16.8 millones de dólares, también tiene su ahorradito de seis millones en el banco andorrano, todo a través de una empresa fantasma gestionada por el grupo holandés BK Group… ah, es diputado federal, por cierto. (Vía: RíoDoce)