A los 121 años, fallece el hombre más longevo de México

Se llamaba Jesús Castillo Rangel y, por mucho, era de las pocas personas que se habían ganado con méritos indiscutibles el ser llamados “Don”. La razón es simple: Don Jesús era el mexicano más longevo; tanto, que decía haber participado en la Revolución.

Don Jesús Castillo Rangel falleció a los 121 años este miércoles 20 de diciembre en el Hospital General de Chetumal, a consecuencia de una insuficiencia respiratoria producto de una neumonía.

“Don Jesús nació en 1896, cuando aún no se inventaba ni la vacuna contra la polio ni la televisión (y Díaz era dictador)”.

Desde 1989 vivía en el municipio de Nicolás Bravo, al sur del estado de Quintana Roo. Ahí sepultó a su esposa y pasó sus últimos años de vida. En la comunidad era ya un personaje célebre por su longevidad. Incluso el comedor comunitario de Sedesol en la localidad lleva su nombre.

Don Jesús Castillo Rangel nació el 24 de octubre de 1896 en el Soconusco, en Chiapas. Eso quiere decir que, cuando nació la electricidad no había llegado a todas nuestras calles y cuando murió en cada rincón había internet.

Cuando Don Jesús nació el automóvil a gasolina era un prodigio; ahora las calles están repletas de ellos. Cuando Don Jesús nació la gente moría de enfermedades que ahora apenas ameritan una hospitalización menor o, de plano, son prevenidas con vacunas.

Pero Don Jesús también presenció dos guerras mundiales y una invasión norteamericana en suelo mexicano. De la misma forma, disfrutó la popularización de la radio, la televisión y la llegada del internet.

En la infancia de Don Jesús, Julio Verne aún estaba vivo y escribía; años después Don Jesús vio, en la televisión, cómo dejamos nuestra huella en en el satélite.

Vivir en tres siglos es un regalo al que no cualquiera accede; cuando Don Jesús nació, H.G. Wells y Rubén Darío publicaban su libros más célebres; Porfirio Díaz se reelegía por sexta vez en la presidencia y se celebraban en Atenas las primeras Olimpiadas modernas.

Con información de El Universal

Por: Redacción PA.