México prepara plan de contingencia para recibir deportados

deportados

Eduardo Sánchez, vocero de la presidencia de México, declaró que el gobierno mexicano prepara un plan de contingencia para la recepción de deportados y que discutirá con el equipo del presidente electo de los Estados Unidos, Donald Trump, la posible exclusión masiva de migrantes indocumentados con antecedentes penales.

Una de las promesas de campaña del empresario republicano fue la deportación masiva de mexicanos e ilegales de otras nacionalidades que viven y trabajan de manera ilegal en los Estados Unidos y recientemente señaló que iniciará con 3 millones.

Ante esto, el vocero de la presidencia aseguró que: “Habrá que ver cuántas de estas deportaciones corresponden a México y desde luego éste y otros temas formarán parte de la agenda que México pondrá sobre la mesa en las reuniones bilaterales que se lleven a cabo con el gobierno electo del presidente Donald Trump”. (Vía: CNN)

Durante la conversación telefónica que el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, mantuvo con Donald Trump se habló de una reunión durante el período de transición, cuya fecha se confirmará en los próximos días.

Eduardo Sánchez agregó que en los siguientes días también se darán a conocer los detalles sobre la campaña que se realizará para que los mexicanos que radican en Estados Unidos conozcan sus derechos y reciban protección a través de la red consular ante la posibilidad de ser deportados.

“Hay instrucciones del presidente de analizar en todas las secretarías de Estado en donde se pudieran presentar contingencias o en las cuales habría que atender oportunidades. La canciller, Claudia Ruiz Massieu tuvo una serie de previsiones para atender las posibles contingencias. Pasado mañana habrá de dar a conocer una campaña que se va a proyectar en E.U. .” (Vía: Univision Noticias).

Pero el secretario de Turismo, Enrique de la Madrid, también habló en su momento de las precauciones que la secretaría tomará después de la victoria de Trump. Argumentó que se está buscando una política de diversificación de los destinos, para atraer visitantes de otras partes del mundo.

Por lo pronto, Peña Nieto y el actual presidente estadounidense, Barack Obama, acordaron seguir tomando medidas que consoliden los mecanismos de cooperación bilateral creados con apoyo “bipartidista” para así garantizar que la alianza entre ambos países “perdure”.