Pese a riesgos para especie, no cesa pesca de totoaba

La pesca irregular de este pez influye directamente en la desaparición casi inminente de la vaquita marina
Imagen: Guardia Nacional

El totoaba es un pez endémico del Mar de Cortés, igual que la vaquita marina –la cual está al borde de la extinción–, y desde los años 70 ambas especies han sido protegidas. Sin embargo, durante la última década, la pesca irregular del totoaba ha llevado a este pez a una situación de riesgo nuevamente y pese a años y años de activistas y protectores del medio ambiente haciendo énfasis en los daños que esto trae, autoridades federales permanecen luchando contra su caza.

También te recomendamos: Capturan en video la muerte de una vaquita marina

Así, este mes la Guardia Nacional informó que en la carretera de Mazatlán-Culiacán, en Sinaloa, elementos del corporativo dieron con dos maletas aparentemente abandonadas, las cuales contenían 66 piezas deshidratadas de totoaba.

En un comunicado, la Guardia Nacional explicó que estos productos pertenecen a una especie protegida de acuerdo con la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, sobre la protección ambiental de especies nativas del país.

Incidentes como estos no son exclusivos de la región próxima al Mar de Cortés.

Apenas en noviembre del año pasado, la Guardia Nacional informó que aseguraron dos maletas con 162 piezas de buche de totoaba, en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Las maletas llegaron de Narita, Japón. Las maletas fueron confiscadas por una aerolínea y luego por la Guardia Nacional, quienes le entregaron las piezas de buche al Ministerio Público de la Federación.

Maleta abandonada con totoaba en Sinaloa. Imagen: Guardia Nacional

La especie se encuentra en veda permanente, por lo que se tiene el lineamiento de vigilar que no se trafique con este producto. Pese a estas restricciones, ¿por qué se siguen moviendo productos de totoaba?

Tanto el totoaba como la vaquita marina estaban recuperando sus número, pero en 2010 desapareció otra especie de pez al otro lado del mundo. En China, la bahaba se extinguió por una sobre explotación de la especie. Cuando se suspendió su pesca, los pescadores en ese lado del mundo voltearon al Mar de Cortés, al totoaba. Desde entonces, a inicios de la década pasada, comenzó la pesca del totoaba con redes de enmalle, una técnica que también comenzó a afectar a la vaquita.

Maleta con buche de totoaba en el AICM en noviembre. Imagen: Guardia Nacional

Ahora, la pesca del totoaba no es cualquier cosa. Las piezas de este pez, como el buche, son consideradas un lujo en algunos lugares de Asia. Un pescador puede vender el buche por al menos 3 mil 500 dólares. Pero en China, el mismo buche puede valer entre 20 mil y 80 mil dólares por kilo. Una investigación de Earth Action League descubrió que un gramo de buche de totoaba cuesta más que un gramo de oro o cocaína, haciéndolo uno de los productos más redituables en el mercado negro. (Vía: Insight Crime)

Autoridades mexicanas han buscado distintas estrategias para frenar este tipo de pesca y ambientalistas solicitan que la pesca de enmalle sea prohibida por completo en el Mar de Cortés. Las estrategias no han funcionado y expertos como Kate O’Connell, una consultora de animales marinos del Animal Welfare Institute, señalan que la inacción del gobierno deja vulnerable a protectores del medio ambiente.

Con información de Peter Kronish