Rosa María, de 11 años, fue detenida tras cirugía y gobierno de EU quiere deportarla

Una niña no es una amenaza, pero las autoridades migratorias de Estados Unidos piensan completamente distinto, pues después de que Rosa María Hernández, una menor de 10 años sin documentos, tras ser sometida a una cirugía de vesícula biliar de emergencia en lugar de ser entregada a su familia, fue trasladada a un centro de detención de inmigrantes. 

Este atropello comenzó en su traslado; cuando Rosa María era llevada en una ambulancia el martes pasado de Laredo a Corpus Christi, en Texas, agentes de la Patrulla Fronteriza de EE.UU. detuvieron la ambulancia sobre la carretera. (Vía: BCC)

Rosa María era acompañada por su tía, quien es una ciudadana estadounidense, pero ella llegó a Estados Unidos cuando sólo tenía tres meses de edad, su madre Felipa de la Cruz, cruzó la frontera con su hija en brazos pues Felipa quería asegurar una mejor atención médica para la niña. Rosa María padece parálisis cerebral.

Los agentes dejaron seguir el camino de la ambulancia pero tras la cirugía, custodiaron el cuarto en el que Rosa María se recuperaba, en incluso, pidieron a su tía que mantuviera la puerta abierta. Después de ser dada de alta los agentes la trasladaron a un centro de detención. 

 

#FreeRosa 

Rosa María sigue en el centro de detención de inmigrantes, no puede ser visitada por su madre quien teme ser detenida y deportada; Felipa ha logrado comunicarse con ella a través de una videollamada.

Por su parte la organización de derechos humanos The American Civil Liberties Union (ACLU), denunció que tanto la detención como permanencia de Rosa María en el centro de inmigrantes viola la normativa de la Departamento de Seguridad Interna. 

“Aunque sean indocumentados la Constitución protege ese derecho sagrado entre mamá e hija y eso va a ser la base de la demanda”, señaló Alex Gálvez, abogado de inmigración. (Vía: Univisión)

ACLU denuncia que la niña fue detenida después de su operación sin una orden judicial, además argumenta que tiene una cita médica el 2 de noviembre, razón por la que no podría ser deportada.

El día de hoy se realizaron protestas a las afueras del centro de detención y por medio del hashtag  #FreeRosa se pide a los usuarios difundan este caso en el que la leyes van más allá de lo inhumano, pues una niña no es peligrosa para nadie y tiene el derecho a una vida saludable. 

Finalmente ACLU interpuso una demanda a la agencia de Protección de Aduanas y Fronteras (CBP), por sus siglas en inglés) y la oficina Relocalización de Refugiados.