Gigantesca mancha de basura invade mar de Honduras

Fue a partir de una publicación en Facebook que una fotógrafa y activista británica dio a conocer la mancha de plástico y deshechos que flotan en el mar de Honduras. Caroline Power navegaba entre las islas Roatán y Cayos Cochino en el caribe hondureños cuando se topo con un panorama desolador.

“Ver que se asesine y asfixie lentamente algo que me importa tanto fue devastador”, dijo en una entrevista para el diario The Telgraph. (Vía: El País)

En las fotografías pueden observarse mayoritariamente utensilios de plástico, cucharas, tenedores, platos, pero también cepillos de dientes y botellas de plástico.

En su publicación en Facebook, la activista nos invita a reflexionar un poco, “¿cómo se llevaron a casa la comida sobrante la última vez que comieron en un restaurante?”, y describe cómo solo ese detalle es parte de una cadena de basura, pues la comida será transportada en un bolsa de plástico, que probablemente también terminará en el mar.

Desechos humanos alcanzan el fondo del Ártico

¿Pero quienes son los responsables de la basura? Tras la publicación de las fotografías, las cuales dieron la vuelta al mundo, tanto organizaciones civilles como gobiernos latinoamericanos emitieron puntos de vista.

Por su parte Blue Planet Society expresó que este mar de plástico es resultado de la basura que arrastra el río fronterizo Motagua desde Guatemala a las costas hondureñas. Pero la realidad es que el gobierno de Guatemala y el de Honduras no han logrado implementar acuerdos o un plan efectivo para contrarrestar la contaminación del mar caribeño. (Vía: BBC)

La larga vida de los popotes: después de leer esto no querrás volver a usarlos nunca

Y si mejor, en lo que los gobiernos se ponen de acuerdo, los ciudadanos tomamos conciencia de las prácticas cotidianas, es decir, pedir que nuestros restos de comida sean envueltos en papel, no usar popotes, hacer ‘el super’ en una sola bolsa de manta, en fin, la basura que terminó en el mar, tuvo origen en la “necesidad” de cada uno de nosotros, así podemos colaborar un poco para evitar que parte de nuestros desechos afecten a otros seres vivos. 

Pero lo anterior no significa que los gobierno de las dos naciones centroamericanas lleguen a acuerdos que mejores y reviertan, por lo menos, el aumento de la basura en mares y ríos.