La nueva portada de Lolita: no es un objeto de deseo

Hasta ahora, las portadas de Lolita de Vladimir Nabokov tenían un elemento en común: la imagen de la niña de 12 años como una preadolescente seductora con una paleta de caramelo en los labios. La nueva portada del libro, para editorial Anagrama, no muestra a Lolita como un objeto de deseo, sino como una niña que sufre.

Fue el mismo Nabokov quien criticó la sexualización que se hizo de su personaje. Durante el rodaje de la primera versión de Lolita, Nabokov sugirió no reclutar a una adolescente atractiva para el personaje, sino a una niña. Eso representaría con más exactitud la relación de poder entre Humbert Humbert y Lolita Haze.

Lolita de Vladimir Nabokov

Sin embargo, la gran mayoría de las imágenes de Lolita utilizadas para ilustrar las portadas pueden ser engañosas: aunque esos lentes en forma de corazón parecen insinuar que es dueña de su propia sexualidad, la historia de Lolita es la de una niña abusada sexualmente, una y otra vez, por un adulto que se hace pasar por su padre. No es de coqueteo, ni de seducción.

Rebecca Solnit, en su ensayo Men explain Lolita to memenciona la experiencia de Azar Nafizi y su experiencia en Reading Lolita in Tehran (Leyendo Lolita en Teherán):

Lolita pertenece a una categoría de víctimas que no pueden defenderse ni tienen oportunidad de contar su propia historia. Así se convierte en una doble víctima: no solo en la vida, sino en la historia que le es arrebatada”.

La nueva portada de Lolita
La nueva portada de Lolita ilustrada por Henn Kim

La portada de la reedición de Anagrama, ilustrada por la coreana Henn Kim, es una de las primeras que retrata a Lolita como una víctima: en cuclillas, con un artefacto de metal que la atraviesa como una tijera. Quizá, también, es una de las primeras en devolverle su imagen: ya no es vista a través de los ojos de quien la desea, sino de quien empatiza con ella.

Nabokov siempre desaprobó que las portadas de su libro más famoso incluyeran a adolescentes y, muy por el contrario, siempre recomendó portadas mucho más sobrias. ¿Servirá la nueva portada de Anagrama para cambiar la percepción común que se tiene de esta novela?

Con información de AS

Por: Redacción PA.