La confundieron con operadora del CJNG y le están destruyendo la vida

Hasta le congelaron las cuentas y la de su padre, un plomero pensionado
(Imagen: En Punto)

Noemí González Valencia es una presunta operadora financiera para el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y, como parte de un operativo para golpear a las finanzas de la organización criminal, las autoridades le quisieron congelar las cuentas. Sin embargo, se equivocaron de Noemí González Valencia.

En la Ciudad de México vive una mujer homónima, es decir, que comparte nombre y apellido con la implicada del CJNG. Esta Noemí es vendedora de computadoras en la Ciudad de México y un día trató de sacar dinero de su cuenta, pero ya no pudo. Ella sostiene que no ha cometido ningún delito y ahora paga por la confusión.

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) le congeló su dinero, reportó En Punto. Esta acción es parte del operativo “Agave Azul”.

“Es, prácticamente, vivir con lo que tienes en la cartera de repente de un día para otro”, dijo al programa de Televisa.

Sin embargo, ella no es la única afectada por este error. Su padre, un plomero pensionado de 71 años, recibía su dinero mensual a la cuenta de su hija. Desde entonces, ya no han visto nada de ese capital.

“Recibo una pensión de 2 mil 900 pesos. Mi pensión llegaba ahí, de ahí comíamos. Me cambió mucho la vida”, comentó Antonio González Reyes, padre de Noemí y también residente de la Ciudad de México.

La Noemí González Valencia del CJNG es hermana de Abigael González Valencia, líder de “Los Cuinis”, y es también operador financiero del cártel. Este sujeto además es cuñado de Nemesio Oseguera, alias “El Mencho”, líder de la organización delictiva.

Noemí no solo sabe que ella no es operadora financiera y que, su padre, es un plomero, sino que su RFC y su CURP no coinciden con los de la implicada con el CJNG.

“Este RFC es el de la persona que es miembro del Cártel Jalisco, abajo ponen el mío, y ellos ponen como respuesta que se trata de la misma persona con un variante de RFC, cuando esto es incorrecto. No somos la misma persona”, explicó Noemí.
“Tenemos el mismo nombre, pero tenemos diferencia en el cURP. Nuestro RFC es diferente, la fecha de nacimiento es diferente, completamente en día, mes y año, nuestro lugar de nacimiento es diferente, yo soy de Ciudad de México, y la implicada es de Michoacán”.

Noemí y su familia ya no tienen dinero. A unos días de que les bloquearan la cuenta, su madre fue operada de emergencia por un problema en la vesícula. Tuvieron que vender su auto, sus muebles y ahora están endeudados. En la desesperación, incluso le escribieron a Santiago Nieto, jefe de la UIF.

El operativo Agave Azul le congeló las cuentas a mil 939 personas y, según una entrevista de Nieto, fue un trabajo coordinado de varios meses, de intercambio de información entre “todas” las agencias y hasta se presentó en el gabinete de seguridad.

Mientras tanto, la vida de Noemí no parece regresar a la normalidad.