¿Javier Corral podrá controlar la violencia en Chihuahua?

Periodistas protestan por el asesinato de Miroslava Breach. Javier Corral admitió en rueda de prensa su amistad con la corresponsal de La Jornada.

–¿Detrás del crimen de Miroslava podría estar la narcopolítica?

–¡Sí, señor!

Así contestó Javier Corral Jurado, actual gobernador del estado de Chihuahua ante la pregunta expresa del semanario Proceso sobre la mano que podría estar detrás del asesinato de la periodista Miroslava Breach, ocurrido el pasado 23 de noviembre en Ciudad Juárez. (Vía: Proceso)

Como habíamos reportado en Plumas Atómicas, los niveles de violencia en Ciudad Juárez han crecido en los últimos meses de forma alarmante. Al asesinato de la periodista juarense, se debe sumar el enfrentamiento en la comunidad de Rubio la semana pasada, que sumó ocho muertos tras varias horas de balacera. Mientras la tasa de homicidios aumenta día con día, las mismas autoridades se declaran incompetentes ante la emergencia. (Vía: La Jornada)

Primero la fiscalía local en Delitos de Género declaró que Juárez está enferma de misoginia, luego las autoridades locales pidieron la cooperación de los federales en labores de seguridad en la ciudad fronteriza. Ahora, se ha hecho público que desde que Corral entró en funciones, en octubre, se han registrado 639 asesinatos violentos en el estado. Solamente en octubre, el primer mes de la gobernatura de Corral,  se registraron 158 asesinatos. (Vía: El Universal)

 

Al gobernador panista se le puede reconocer que no ha sido ciego ante la realidad de su estado y su administración, pero poco más. Ha señalado con prontitud que las policías municipales de varios municipios son auténticos “halcones” (vigilantes) del crimen organizado. En entrevistas con diversos medios, no duda en aclararle curso de las investigaciones: del asesinato de Breach apunta hacia las investigaciones de la periodista donde revelaba las conexiones de la cúpula priista estatal con el narcotráfico.

En cuanto a los enfrentamientos armados, explica que es la reorganización del mercado de la droga lo que ha provocado luchas al interior de las bandas criminales que operan en la zona: mientras los jóvenes capos se independizan con la venta de drogas sintéticas, los viejos capos son fieles a a la distribución de cocaína y marihuana.

 

Llama la atención, sin embargo, que para los medios existan dos versiones casi opuestas del mismo gobernador: por un lado está Juan Ignacio Zavala que, apoyado en la primera plana que publicara El Universal, alega que Javier Corral es un inútil que se dedica a jugar golf antes que a gobernar un estado en llamas. (Vía: El Financiero)

Del otro lado, están analistas como Ricardo Raphael que apuntan a que el asesinato de Miroslava fue una agresión directa al gobernador que, al parecer, no ha doblado las manos ante las presiones del Cártel de Juárez. Lo único cierto es que Javier Corral ha aclarado públicamente y en rueda de prensa la relación de amistad que lo unía con la corresponsal de La Jornada, y que, lejos de minimizar el crimen en su estado, ha pedido la intervención de las fuerzas federales. No hay que olvidar que una cartulina encontrada en la escena del crimen de Miroslava decía que el asesinato era una advertencia dirigida al gobernador. (Vía: El Universal)

 

Mientras unos alegan que el actual gobernador panista es incompetente, otros creen que al menos está dando la cara en la peor oleada de violencia desde que ciudad Juárez fue nombrada la ciudad más peligrosa del mundo en 2009, por encima de Bagdag. ¿Será que Corral es tan mal golfista como mandatario, como alegan algunos; o, por el contrario, de verdad no ha dado su brazo a torcer ante las exigencias del crimen organizado? ¿Quién tendrá la razón? Y, sobre todo, ¿qué hará el gobernador de Chihuahua para detener la ola de violencia? (Vía: El Universal)

ANUNCIO