‘Saquen sus narices de aquí’ dice Venezuela mientras protestas siguen

Venezuela pide a países de Latinoamérica evitar injerencia, aunque las protestas siguen en Caracas y el gobierno las reprime de forma violenta.

Venezuela ha pasado días convulsos desde que el gobierno de Nicolás Maduro se dio un virtual auto golpe de Estado. Recordemos que el Tribunal de Justicia asumió los poderes de la Asamblea Nacional que, desde las elecciones del 2015, por primera en quince años tenía una mayoría de oposición. (Vía: Milenio)

 

La disolución de la Asamblea Nacional ha derivado en marchas, tanto de la oposición como de los partidarios al régimen, que al menos en el caso de los primeros han terminado a punta de gases lacrimógenos.

 

Curiosamente quien ha tenido un rol llamativo en la respuesta internacional al caso venezolano es México. Primero Enrique Peña Nieto recibió la semana pasada en Los Pinos a Lilian Tintori, deportista y activista. Ella es esposa de Leopoldo López, el líder de oposición quien fuera condenado a 14 años de prisión. Desde que López está encarcelado deshace tres años, Tintori a buscado reunirse con distintos mandatarios del continente. Aunque no todos han querido reunirse con ella (como Bachelet), algunos se han prestado como trampolín internacional para las quejas de la oposición venezolana.

 

Luego de la reunión de Tintori con Peña Nieto, donde el presidente declaró que estaría al pendiente de lo que pasara en Venezuela, México tuvo un papel peculiarmente llamativo en un comunicado en el que también participan Brasil y Argentina sobre la actual situación venezolana. En el comunicado piden al gobierno de Maduro que reconozca a la Asamblea Nacional, que libere a su presos políticos y que establezca un calendario electoral. 

 

La actitud de México para algunos representa el fin de años de aletargamiento diplomático: desde Fox con el chasco del “comes y te vas” hasta la grisura internacional de Calderón, nuestro país se había encapsulado ante los devenires internacionales. De ahí que sorprenda que ahora con el llamado ante Venezuela acaso México paralelamente busque recuperar el lustre perdido en sus funciones diplomáticas. Los únicos países de Latinoamérica que no se sumaron a las quejas  fueron Bolivia, Ecuador y demás naciones afines al gobierno de Maduro. (Vía: El País)

 

Quienes por supuesto no se tomaron bien el llamado de las 14 naciones americanas fue Venezuela. La canciller venezolana Delcy Rodríguez declaró que Brasil y México deben “sacar sus narices de Venezuela”. En rueda de prensa declaró:

A México le decimos que vean a su propia realidad, en lugar de estar en forma inmoral injiriéndose en los asuntos internos de Venezuela. Sabemos lo que ocurre en México, sabemos lo que ocurre en Colombia, sabemos lo que ocurre en Brasil: un gobierno nefasto que dio un golpe de Estado”. (Vía: Milenio)

Ene se sentido, cabe resaltar, Rodríguez tiene un punto: México acarrea acusaciones de faltas a los derechos humanos muy semejantes a las de Venezuela y Brasil, para no quedarse atrás, pasó por un velado golpe de Estado.

La situación sigue siendo de alarma en Venezuela donde la oposición ha sido cercenada: con López encarcelado y Capriles vetado del ejercicio público, no hay líderes claros para hacerle el frente a Maduro. Pero del lado oficial, tampoco están fáciles las cosas: Vaya, ¿cómo estarán las cosas que las bombas lacrimógenas usadas para disolver las protestas recientes estaban caducas?

 

 

En este roce entre México y Venezuela muchos no ven a quién irle. Cuando menos, se trata de otro caso del “comal le dijo a la olla”. El día de hoy, Venezuela sigue en medio de marchas donde nuevamente no ha faltado la represión oficial donde incluso han lanzado gas lacrimógeno afuera de hospitales. Otras fuentes reportan gases lanzados desde helicópteros sobre manifestantes.

 

ANUNCIO