Rumor de orden para salirse del TLCAN puso al país de cabeza, luego Trump dijo que siempre no

Bastó que corriera el rumor la tarde de este miércoles para que todos se volvieran locos: alguien que “trabaja” en la Casa Blanca le informó a la prensa que quizá ya podría estar lista la Orden Ejecutiva con la que Estados Unidos se separaría del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), y el mundo -el nuestro… bueno, nuestra economía- se pusiera patas arriba. (Vía: Politico)

Tampoco ayudó mucho que en la noche, el presidente de los Estados Unidos lanzara una serie de tuits “avisando” (amenazando, pues) sobre la urgencia de un “acuerdo” que beneficie a todos (a ellos, pues), si no, su país no tendría otra más que salirse del tratado.Parece que estamos en un día que constantemente se repite con Donald Trump: desde su campaña, avisó que de ganar haría lo necesario para que su país saliera del TLCAN, ese trato tan terrible que no ha beneficiado a nadie en los Estados Unidos (excepto a los granjeros, a las empresas transnacionales, a sus bancos, a su industria armamentista, a… bueno, pues no, a “nadie”). Ahora que tiene el poder para hacerlo, pareciera ser que sólo estaba esperando el momento indicado para causar caos de ambos lados de la frontera: sus cien días de administración. (Vía: Financial Times)

A lo largo del día de ayer, varios medios informaron sobre el rumor, y dado el contexto en el que se dio: el anuncio del “plan fiscal” de Trump para reducir impuestos a las empresas y “simplificar” el sistema tributario estadounidense, podía ser viable que, en el mismo día (o en la misma semana), su administración lanzara una bomba de ese tamaño.

Pasaron las horas y comenzó la alarma de los gobiernos de México y Canadá al grado de hacer sendas llamadas a la Casa Blanca, en ellas, Trump les informó que, por ahora, el TLCAN podía quedarse, pero tendrá que ser negociado. Hasta las 10:30 de la noche, la administración de Trump lanzó un comunicado en el que hizo público el engaño: no había una orden ejecutiva preparada y las llamadas de los gobiernos involucrado lo pusieron en una posición ventajosa: sabe hasta dónde están dispuestos a negociar con tal de no salirse del TLCAN. (Vía: New York Times)

En México, el chistecito hizo que el peso sufriera un golpe fuerte: cerró en $19.20 frente al dólar, lo que dio al traste la recuperación que había estado teniendo de un par de semanas hasta ayer. (Vía: El Financiero)

Ya en otras ocasiones te hemos informado sobre los costos económicos y laborales que podría tener para México y para los Estados Unidos el rompimiento del TLCAN, así que quizá lo más importante de todo este falso aviso es la táctica de Washington: cuando un bully está a cargo de un país completo (más cuando ese país es tan poderoso como Estados Unidos), toda la región sufre. ¿Habría que recordarle a Trump el cuento de Pedrito y el lobo?

ANUNCIO