CIDH solicita expediente del indulto a Fujimori; Perú rechaza revocarlo

ACTUALIZACIÓN 17 de enero: La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha solicitado el expediente del caso Fujimori al Ministerio de Justicia de Perú. Esto luego de que el actual  presidente, Pedro Pablo Kuczynski, le otorgara un indulto que contraviene las sentencias del CIDH.

https://twitter.com/ParwaOA/status/949999094734311425

Como ya te habíamos comentado, el indulto presidencial de Fujimori generó enojo y cimbró a la sociedad peruana. El expresidente había sido señalado, juzgado y sentenciado, por dos masacres que ocurrieron bajo su administración y en las que se demostró cierto nivel de involucramiento del poder ejecutivo.

El expediente del indulto se conservó como secreto y, por más que diversas organizaciones de Derechos Humanos peruanas insistieron, no se les ha dado acceso a él; la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH), una institución semejante a la Comisión Nacional de Derechos Humanos mexicana, ha denunciado en múltiples ocasiones los impedimentos del Ministerio de Justicia y el Ejecutivo. (Vía: Aristegui Noticias)

“Hay una voluntad expresada por el propio ministro de Justicia, Enrique Mendoza Ramírez, de negarse a entregar esta información que es clave” (Vía: Aristegui Noticias)

El gobierno peruano tiene hasta el 2 de febrero para entregar a la CIDH el expediente, de no hacerlo, deberá atenerse a las consecuencias legales y diplomáticas que presentaría desobedecer a la Corte.

https://twitter.com/InsManquehue/status/950329498058174464

El caso del indulto a Fujimori será defendido ante la CIDH no por abogados y representantes del gobierno peruano, sino por dos abogados particulares: sí, el outsourcing está a todo lo que da. (Vía: La República)

**********

Todos los países tienen políticos que dividen las aguas de la opinión pública; tan respetados como odiados, sus méritos (si los tienen) suelen ser de la misma magnitud de sus errores o sus crímenes. Por ejemplo, aunque usted no lo crea, hay quienes admiran a Felipe Calderón o a Carlos Salinas, mientras una buena de la población ven sus sexenios con recelo.

Una versión extrema de estos presidente con popularidad dispar es el de Alberto Fujimori, quien es por mucho el presidente más controversial que ha tenido Perú en tiempos modernos. Sus partidarios son capaces de pasar por alto sin mucho esfuerzo los crímenes que cometió su gobierno; no así los que fueron directamente agraviados durante su mandato.

Sin embargo, la gran diferencia entre nuestros ex presidentes impopulares y Fujimori es que el segundo fue encontrado culpable por un tribunal. Pero ni siquiera una sentencia logró revertir el apego de algunos hacia el ex presidente.

“Algunos ven en el indulto un favor político de Kuczynski por no haber sido destituido”.

El 24 de diciembre Perú volvió a dividirse cuando el presidente de centro derecha, Pedro Pablo Kuczynski, hizo pública la que es, a su parecer, “la decisión más difícil que ha tomado en su vida”: darle el indulto a Alberto Fujimori.

En 2009 Fujimori fue condenado a 25 años de cárcel por delitos de lesa humanidad. Sin embargo, ni siquiera una condena por parte de un tribunal hizo cambiar de parecer a sus partidarios, quienes lograron que su hija Keiko Fujimori rozara la presidencia en 2011 en una votación sumamente reñida.

El indulto por parte de Kuczynski llega en un momento álgido para la nación andina. Apenas hacía unos días el presidente estuvo a punto de ser destituido por el Congreso de Perú, en medio de los escándalos de corrupción alrededor de la compañía Odebrecht que han cimbrado a medio continente.

Muchos ven en el indulto de Kuczynski un pago directo para que no fuera destituido. Fuerza Popular, el partido de Keiko Fujimori, casi consigue la destitución en el Congreso. Sin embargo, al más puro estilo de Juego de Tronos, quien impidió la destitución fue Kenji Fujimori, hermano menor de Keiko. (Vía: New York Times)

Fue decisivo que los partidarios de Kenji se abstuvieran de votar, en desacuerdo directo con los acólitos de Keiko. Con anterioridad, el hijo menor de Fujimori había solicitado el indulto a su padre, alegando que este sufría cáncer. De ahí que este acto sea recibido como una forma del pago político y no como un acto de anómala caridad en vísperas de las fiestas decembrinas. (Vía: New York Times)

Incluso los mismos compañeros de partido del presidente han calificado de terrible la decisión que otorga la libertad al presidente que fue encontrado culpable de dos matanzas por parte de grupos paramilitares en contra de ciudadanos peruanos en 1991 y 1992, en los albores de su mandato que duró diez años.

Las festividades no sofocaron el enojo de miles; en plena Navidad, Lima se llenó de manifestantes. Y, mientras muchos protestan en las calles, el mismo Fujimori se declaró sorprendido. (Vía: El País)

En un video, el ex mandatario encontrado culpable de haber atentado contra los derechos humanos de sus ciudadanos, declaró desde una cama de hospital:

“Soy consciente que los resultados durante mi gobierno de una parte fueron bien recibidos. Pero reconozco por otro lado que he defraudado también a otros compatriotas. A ellos les pido perdón de todo corazón”. (Vía: El País)

¿Es suficiente ofrecer disculpas? Ahora mismo Fujimori tiene 79 años. De haber cumplido su condena habría salido libre hasta los 93. Muchos peruanos habrían admitido felices que Fujimori nunca dejara la prisión.

Publicidad