Guatemala podría quedarse sin presidente por abuso de poder

El presidente de Guatemala Jimmy Morales ha desatado una crisis política y social en su país tras declarar “non grato” al jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), Iván Velásquez.

En un mensaje que transmitió el sábado por la noche a través de redes sociales, Morales ordenó la salida inmediata de Velásquez del país. El presidente argumenta que Velásquez excedió sus funciones al inmiscuirse en asuntos internos del país y “presionar” al Congreso por reformas constitucionales. (Vía: Aristegui Noticias)

Pero cabe señalar algunos detalles para entender la gravedad del asunto. El primero ¿qué es la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG)? La CICIG es una comisión de la Organización de las Naciones Unidad (OUNU) creada en 2007 que tiene el objetivo de investigar y hacer frente al crimen organizado y la corrupción dentro del país centroamericano.

Gracias al trabajo de la CICIG y del Ministerio Público, se logró la investigación y encarcelamiento del ex presidente Otto Pérez Molina y la ex vicepresidenta Roxana Baldetti. Ambos acusados de encabezar una organización criminal y una red de corrupción. Además, desde que el comité llegó al país se ha convertido en una de las instituciones que más respetan los guatemaltecos.

 

¿Pero qué hizo enfadar tanto al presidente, si la CICIG trabaja contra el crimen y la corrupción en su país? El viernes pasado la comisión anunció que era necesario retirar la inmunidad del presidente Morales para investigarlo por un probable delito electoral en los pasados comicios del 2015.

Tras el anuncio del presidente de sacar del país al jefe de la CICIG, las reacciones nacionales e internacionales expresaron su rechazo a la medida. Además, fueron destituidos el ministro de Relaciones Exteriores y el vicecanciller, no es claro por qué fueron destituidos; por su parte, la ministra de Salud,  la ministra de Trabajo y Previsión Social, presentaron su renuncia y argumentaron que la acción de Morales favorece la impunidad“.

El secretario general de la ONU, António Guterres, expresó estar “profundamente afectado” y reiteró su plena confianza al comisionado. Un comunicado a nivel internacional reúne a embajadores de Estados Unidos, Alemania, Canadá, España, Francia, Italia, Reino Unido, Suecia, Suiza y la Unión Europea, quienes expresan que, “la decisión de expulsar al comisionado Velásquez daña la capacidad de la CICIG para cumplir con sus mandato”. (Vía: El País)

Pero, no sólo hubo reacciones de diplomáticos, la sociedad civil y organismos de derechos humanos, incluso, la Iglesia, repudiaron la decisión del presidente guatemalteco. Manifestantes se pronunciaron en favor de Velásquez afuera de las instalaciones del Palacio Nacional con la consigna, “¡Iván se queda, Jimmy se va!”.

Finalmente, la orden fue frenada temporalmente por la Corte de Constitucionalidad que es la máxima instancia judicial del país.

En su momento, Santiago Canton, director Ejecutivo del Centro Robert F. Kennedy para los Derechos Humanos, expresó, “con la CICIG, las Naciones Unidas dieron un salto cualitativo y novedoso en la búsqueda de justicia. El ejemplo de la CICIG sirve para otros países de la región, por ejemplo Honduras, donde la línea entre el crimen organizado y el Estado es imperceptible”.

Pero aunque México no sea una un país de la región sí es un país donde el crimen organizado y el Estado es imperceptible ¿cuántos comités necesitaría enviar la ONU?