Tus tatuajes dicen mucho de ti…por lo menos para el FBI

La Electric Frontier Foundation (EFF), organización basada en San Francisco con el propósito de defender el derecho a la libertad de expresión en la era digital, ha revelado que el FBI está desarrollando un programa avanzado de reconocimiento de tatuajes en colaboración con el gobierno de Estados Unidos. El propósito de esto es que las autoridades estadounidenses utilicen esta tecnología para así deducir información de un individuo basándose solamente en la tinta que porta en la piel.

 

Este proyecto de investigación comenzó hace dos años en el National Institute for Standards and Technology (NIST), el cual depende del Departamento de Comercio de Estados Unidos. En él se consolidó una base de datos hecha a partir de 15,000 fotos de tatuajes de presos estadounidenses la cual fue sujeto de estudio de diversas instituciones para reconocer patrones entre diseños y así poder crear perfiles psicológicos y sociales de las personas que los llevan en el cuerpo.

 

De acuerdo a esta asociación, el potencial de este proyecto se basa en que los tatuajes son claves para identificar las preferencias políticas, sociales y religiosas de una persona, además de que hasta cierto punto también evidencian su inteligencia.

Según la organización que reveló la existencia de este proyecto, la NIST se hizo de la vista gorda con los protocolos éticos de investigación del gobierno estadounidense. Asimismo, asegura que ésta no solicitó permisos para llevar a cabo su investigación, la cual empezó a hacerse con un acervo de imágenes proporcionadas de manera irregular por el FBI.

Dichas fotografías fueron enviadas posteriormente a 19 instituciones de diversa índole, tales como universidades y centros de investigación, las cuales se encargaron de reconocer patrones visuales entre los tatuajes para establecer un sistema de asociación entre individuos.

 

Este proyecto forma parte de una iniciativa más grande por parte de las autoridades estadounidenses que consiste en utilizar Big Data y algoritmos avanzados como base de sus investigaciones. De acuerdo a la NIST, este proyecto resultaría provechoso debido al hecho de que el 20% de la población estadounidense está tatuada, además de que podría revelar la afiliación de ciertos individuos a grupos criminales.

Debido a las grandes irregularidades de este programa en cuanto a los protocolos establecidos por el gobierno estadounidense y por atentar en contra de la libertad de expresión y la privacidad, la EFF ha llamado  a que se suspenda a la brevedad.