En Finlandia existe una milicia que patrulla las calles contra “los invasores musulmanes”

Esta milicia patrulla desde finales del 2015 una veintena de localidades en Finlandia para proteger, según dicen, a la población autóctona.
Finlandia

Una milicia en Finlandia, que se autodefine como “pacífica” y “no racista”, patrulla las calles del país contra los “invasores musulmanes”. Ataviados con chaquetas negras, con el rostro bordado de un vikingo cubierto por una bandera finlandesa, los milicianos se hacen llamar “Soldados de Odín”. Esta milicia patrulla desde finales del 2015 una veintena de localidades en Finlandia para proteger, según dicen, a la población autóctona de los que tachan de “invasores musulmanes”.

Se les vio por primera vez en las calles de la ciudad de Kemi, al norte del país, en el mes de octubre. En aquella ocasión, uno de sus organizadores, Mika Ranta, explicó al diario Aamulehti de Tampere que el objetivo de sus rondas era “aumentar la sensación de seguridad en la gente” ante la llegada repentina y masiva de refugiados.

“El Islam nunca se ha adaptado a ningún lugar y sólo conlleva problemas. Ellos no toleran a nadie salvo a sus creyentes”, explicó a la agencia AP.

Kemi se emplaza a una distancia de 30 kilómetros de la ciudad fronteriza de Tornio, en el Ártico, por donde han llegado un gran número de personas, algunos procedentes de Siria, pero sobre todo de Afganistán e Irak, a este país del norte de Europa, que lleva tres años en recesión y que ha visto cómo las peticiones de asilo se incrementaban de 3, 651 en 2014 a 32, 479 en el 2015.

Activos en 23 ciudades del país, estos autodeclarados caudillos del principal dios de la mitología nórdica, están en activo en 23 localidades de Finlandia, según reza su página de Facebook. Con más de 21.000 simpatizantes en esta red social, pretenden “controlar las calles e informar a la policía”, en palabras de ellos.

Y aunque se manifiestan con pancartas que dicen “Inmigrantes no bienvenidos” y en su muro de Facebook abundan mensajes xenófobos y anti islámicos de simpatizantes de diversos rincones de Europa (propulsados tras la ola de violaciones de Fin de Año en Colonia). “Nos une el deseo de mantener nuestra patria segura para todos”, añaden.

Por otro lado, el Gobierno de Helsinki ha dejado claro su rechazo: “Es una cuestión de principios, la policía es la responsable de la ley y el orden en este país”, declaró el primer ministro, Juha Sipila, a la televisión YLE. Pero quien no los ha repudiado es el ministro de Exteriores, Timo Soini, líder de los “Verdaderos Finlandeses”, formación de retórica nacionalista, euroescéptica y anti inmigración. Algunos de sus miembros han apoyado públicamente a los “Soldados de Odín”, como el parlamentario Pentti Oinonen, que ha hecho un llamamiento a que haya patrullas de este tipo en todo el país.