El Instituto de la Pirotecnia en EdoMex no gastó un peso en equipo de seguridad

En el Estado de México, la pirotecnia no es solo una actividad económica, también es una tradición. El día 20 de diciembre, en Tultepec, uno de los cuatro mercados principales, desapareció luego de una explosión.

El mercado de San Pablito era considerado uno de los más seguros en Latinoamérica, pero al momento se reportan más de 30 personas muertas y por lo menos 12 en calidad de desaparecidas.

En 2016, el Imepi (Instituto Mexiquense de la Pirotecnia) -fue creado en 2003, cuenta con el subsidio que le proporciona el Gobierno del Estado de México- recibió el presupuesto más alto de los últimos tres años: 18 millones 266 mil pesos, pero 13 millones 069 mil se destinaron a “servicios personales” y no se reportó ni un peso gastado en “materiales y artículos de construcción y reparación, prendas de protección, materiales y suministros para seguridad o para equipo de defensa y seguridad”. (Vía: SinEmbargo)

En el estado, existen seis puntos de elaboración de pirotecnia: Texcoco, Toluca, Atlacomulco, Valle de Bravo, Tejupilco e Ixtapan de la Sal. Son 64 municipios los que se dedican al comercio temporal con permiso para vender pirotecnia y cuatro los mercados principales: San Pablito, de Chocolín, Jaltenco y Zumpango.

El Imepi se dedica a formular, controlar y vigilar las medidas de seguridad que deben estar presentes en las actividades de fabricación; vigilar el uso, venta, transporte, almacenamiento y exhibición de artículos pirotécnicos, y generar, desarrollar y consolidar una cultura de prevención y seguridad en materia pirotécnica.

La plantilla del instituto es bastante amplia y todos ellos se hicieron acreedores de los “Servicios Personales” de los que habla en informe, pero ¿y la seguridad del mercado?

Rodarte Cordero, director general del Imepi, se volvió objeto de críticas luego de que el pasado 5 de agosto asegurara que “el tianguis de pirotecnia de San Pablito es el mercado más seguro en Latinoamérica, con puestos perfectamente diseñados y con los espacio suficientes para que no se dé una conflagración en cadena en caso de un chispazo”. (Vía: SinEmbargo)