Más de 30 muertos por incendios forestales en Portugal y Galicia

Aunque estamos cada día más cercanos al invierno, los incendios forestales se han presentado en el mundo. En California, el fuego consumió plantíos, hogares y hasta ciudades. Se estima que el fuego ya consumió más de 77 mil hectáreas, que es una superficie superior a la de Nueva York. Antes de que se pueda controlar esa catástrofe, otros incendios comenzaron a darse en Portugal y España.

La media noche del domingo, Protección Civil de Portugal tenía conocimiento de 521 incendios activos que no pudieron ser controlados por su intensidad, pues avanzaron rápidamente, poniendo en riesgo a la población del norte lusitano. Hasta ahora se han controlado de manera adecuada gran cantidad de focos de riesgo, pero se tiene conocimiento de 30 focos importantes que siguen activos. (vía: Reforma)

Los incendios están principalmente en el centro de Portugal, justo en la sierra que rodea Coimbra. También, en el norte del país existen grandes puntos de riesgo, que no sólo están calcinando gran parte de las regiones lusitanas, sino que se propagó hacia Galicia donde se cree que hay, al menos, cuatro muertos, además de una situación peligrosa por el rápido avance de las llamas que no fueron extinguidas a pesar de que la lluvia logró apagar una buena cantidad del fuego.

La prioridad de los bomberos (son más de 5 mil los que se encuentran trabajando en el control de los incendios) es evitar que esto se extienda a las comunidades urbanas, como Vigo, la ciudad más poblada de Galicia. Esto se da sólo cuatro meses después de que otro de los peores incendios que habían sucedido en Portugal, acabara con la vida de 64 personas. (vía: El Mundo)

Las autoridades apuntan a que los incendios fueron provocados, pues se dieron en zonas de pastoreo y justo antes de la lluvia, contrario a los incendios de junio, donde un rayo fue el elemento que desencadenó la tragedia, combinado con una falla en los sistemas de comunicación de la gente que se dedica a controlar los incendios en la zona. (vía: El País)