Hijo de Padrés… pintito

padres

El día de ayer, el ex-gobernador de Sonora Guillermo Padrés se entregó ante un juez federal, quien había girado una orden de aprehensión por delitos de operación con recursos de procedencia ilícita y defraudación fiscal. El exfuncionario no solo se declaró inocente de esos delitos señalando que tenía pruebas para su defensa, sino que también se autoproclama un perseguido político. No obstante, al momento de presentarse en el juzgado 12 de distrito, la PGR le endosó más acusaciones en su contra por delitos de delincuencia organizada y lavado de dinero.

Pero eso no quedó ahí, el hijo de Guillermo Padres Elías, quien es parte de la defensa del ex-gobernador encabezada por el exprocurador de la república Antonio Lozano García, fue detenido de manera sorpresiva mientras acompañaba a su padre a presentarse ante las autoridades. Así, mientras salían del reclusorio abogados y familiares después de que el exfuncionario fuera ingresado, un agente del Ministerio Público acompañado de varios elementos de la Agencia de Investigación Criminal detuvo a Guillermo Padrés Dagnino, quien fue acusado de tener presunta responsabilidad en delitos relacionados a la red de corrupción construida por su padre.

Al ser detenido, Padrés Dagnino fue trasladado a la delegación de la PGR en el Estado de México en Toluca, donde permaneció unas horas sin asistencia jurídica, posteriormente, y después de lograr ver a su abogado, fue trasladado al Penal del Altiplano ubicado a unos kilómetros. Ya en el penal, el hijo de Padrés rindió su declaración por escrito y solicitó la aplicación de su derecho constitucional a que se le informara sobre su situación jurídica, es decir, se le tiene hasta antes del 16 de noviembre a las 11:00 horas, si será o no juzgado por los delitos que le imputan.

Específicamente, las autoridades investigan a Padrés Dagnino por delitos de defraudación fiscal y operación de recursos de procedencia ilícita por un monto aproximado de 8,8 millones de dólares. Asimismo se le acusa de haber falseado sus declaraciones fiscales y de haber hecho transferencias de dinero de cuentas del extranjero con pleno conocimiento de que su procedencia era ilegal.

Hasta el momento las investigaciones de las autoridades involucran al hijo de Padrés como uno de los principales operadores de la red de corrupción construida durante la gestión de su padre al frente del gobierno de Sonora, red que también involucra a sus colaboradores y funcionarios más cercanos, los cuales ya son buscados por la Interpol. (Vía: La Jornada)