Guardería niega inscripción a niño con discapacidad

discapacidad

Un informe emitido por la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CHDF), publicado el 8 de diciembre, señala que la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal le negó reiteradamente la inscripción a un menor de edad con discapacidad en una guardería-preescolar.

Tal como consta en la recomendación 15/2016 de la CHDF, la mamá del menor con discapacidad motriz e intelectual intentó inscribir a su hijo en la guardería de la Procuraduría en agosto de 2011. Sin embargo, la Procuraduría dijo a la madre que el reglamento de la institución prohibía la inscripción a menores con “autismo infantil” y le pidieron que lo llevara a otra guardería, a pesar de que el acceso a esta es un derecho laboral. (Vía: Animal Político)

El año siguiente, la mamá del menor intentó de nuevo inscribir a su hijo en la guardería, pero le informaron que ya no había cupo en el grado escolar que le correspondía al niño.

En 2013 le dijeron que el niño solo podía ingresar si ella obtenía, por sus propios medios, diagnósticos en psicología, terapia de lenguaje, pedagogía y medicina, para que de esa manera la guardería pudiera brindarle la atención adecuada.

Y en 2014, cuando el menor cumplió los 6 años, la madre presentó una denuncia penal por el delito de discriminación, denuncia que la misma PGJ desechó. (Vía: Animal Político)

Debido a estas anomalías, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal determinó que la Procuraduría capitalina violó el derecho del menor a la educación en condiciones de igualdad y no de discriminación, derecho que gozan todas las personas menores de edad con discapacidad.

Es importante resaltar que en esta guardería aplica el Programa para la Inclusión y la Equidad Educativa federal, que establece que todos los planteles deben “eliminar las barreras que limitan el aprendizaje y la participación plena y efectiva en la sociedad de las personas con discapacidad, con dificultades severas de aprendizaje, de conducta o comunicación (…) tratándose de personas con discapacidad, con dificultades severas de aprendizaje, de conducta o comunicación, se favorecerá su atención en los planteles de educación básica”.

Esto quiere decir que, por ley, la PGJDF está obligada a recibir a todos los menores de edad con discapacidad y que sean hijos del personal y también a eliminar aquellas condiciones que le impiden atenderlos adecuadamente.

Por su parte, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) ordenó a la Procuraduría modificar su normatividad interna para así adecuarla a los ordenamientos nacionales e internacionales, capacitar al personal de su guardería en atención a menores con discapacidad y “planear e implementar” las medidas de accesibilidad necesarias para que las instalaciones les brinden un servicio óptimo. (Vía: Animal Político)

También ordenó que se inicien las investigaciones, tanto penales como administrativas, en contra de los funcionarios que cometieron el delito de discriminación en contra del menor.