Gastos millonarios en ‘eventos’ para trabajadores de la cultura

La Secretaría de Cultura, a través de órganos desconcentrados como el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), sumó en un año 214 millones 442 mil 146 pesos en gastos “superfluos” como fiestas, regalos para el día del padre y de la madre, festejos para el día del niño y día del maestro, desayunos, bocadillos, celulares, flores y hasta en servicios para altos funcionarios como gasolina, estacionamiento y vales de despensa.

Antonio Martínez, responsable de Comunicación Social de la Secretaria de Cultura, dio a conocer en su cuenta de Facebook que estos gastos “innecesarios” para la promoción de la cultura en el país, van desde contratos por 600 mil pesos para surtir botellas de agua de la marca E-pura, hasta 30 millones de pesos que se utilizaron para comprar vehículos de lujo para altos funcionarios del sector cultural.

Con ese dinero se puede dotar de acervo a una biblioteca municipal o dar atención a la conservación y manejo de la zona arqueológica de Tula”, aseguró el funcionario.

El periódico El Universal consultó a través del Portal de Obligaciones y Transparencia (POT), un desglose de los contratos que desde hace dos sexenios se celebran año con año por conceptos de “acuerdos sindicales”. Datos que permiten conocer algunos ejemplos de como se distribuye el gasto en el sector cultural.

Gastos millonarios en 'eventos' para trabajadores de la cultura
Imagen: Especial

El INBA ha gastado millones en regalos para el día de las madres y otros eventos, por ejemplo en 2016 pagó 15 millones de pesos por “servicios integrales para eventos, estímulos por antigüedad y preposadas”, además en 2014 se dieron vales por el día del niño, de la madre, del maestro y del padre, por 8 millones 100 mil pesos. En 2011 se pagó al restaurant Western 532 mil pesos por una comida por el día del maestro y premio de antigüedad. En 2010 una fiesta en San Ángel por el día de las madres costó 265 mil pesos.

En diciembre pasado la nueva secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, aseguró que “el recorte al sector cultural planteado en el Proyecto de Presupuesto Egresos de la Federación no afectará ni le restará un solo peso a los sustantivo”, y aseguró que el recorte es solo para gastos ‘superfluos’ como botellas de agua, regalos, arrendamientos de inmuebles o renta de automóviles, por lo que ningún proyecto artístico se verá afectado.

 

Por: Redacción PA.