Por tuitear fotos de ISIS, Le Pen podría terminar en prisión

La Donald Trump francesa, también conocida como Marine Le Pen, podría ser sentenciada con tres años de prisión y una multa de 75 mil euros gracias a Twitter. No es porque pusiera chiste robados o piolines todos los domingos, sino porque en 2015 difundió imágenes de ejecuciones que realizó ISIS. (Vía: The Guardian)

Junto a tres fotografías, en donde se veía a un hombre aplastado por un tanque de guerra; un cuerpo decapitado; y una inmolación, escribió el mensaje: “esto es Daesh” para referirse al Estado Islámico y sus formas de proceder. Sin embargo, retiró la publicación después de que la familia de una de las víctimas reclamara por la difusión de esas imágenes.

Por tuitear fotos de ISIS, Le Pen podría terminar en prisión

El juicio y su proceso por esta imputación tuvo que esperar tres años, porque hasta noviembre del año pasado la inmunidad parlamentaria le permitió no ser juzgada por este delito. Sin embargo, al ser levantada, ahora sí pueden reclamarle con justicia la difusión imprudente de esas tres ejecuciones. (Vía: Clarín)

Por supuesto, la intención de Le Pen al hacerlo fue totalmente xenófoba. Sus pretenciones por cerrar las fronteras de Francia hacia los inmigrantes musulmanes que vienen principalmente de Tunez y Argelia. Durante su campaña, tiempo en el que también estuvo protegida por esa inmunidad, llevó esa bandera como su principal propuesta y, para suerte, no ganó.

Claro, nadie aprueba (de verdad nadie) las acciones de ISIS, que han convertido a la población musulmana de todo el mundo en un blanco fácil de discriminación y racismo. Por otro lado, Le Pen buscó sacar provecho de eso, afectando a las víctimas y a sus familias en ese proceso. La exposición de sus cuerpos constituye una violación a su dignidad, aún estando muertos.

El combate al terrorismo, resulta necesario y urgente. Sin embargo, ocuparlos como una plataforma política para “on faire France grande ancore” lo convierte en una guerra más, sin sentido y sin un fundamento más allá de la xenofobia. Será enteramente difícil que vaya a prisión y realmente publicar algo en Twitter no te convierte en un riesgo potencial para vida diaria de los demás.

Esperemos que, aunque no pise cárcel, se aplique la ley y, de alguna forma, le entre un poco en la cabeza que musulmán no es igual a ISIS, que el mundo no está para vivir en un huevo, sino para tirar fronteras (como lo hace Twitter para que te pelees con tu Aleks Syntek favorito).

Por: Redacción PA.