Flavino Ríos, exgobernador interino de Veracruz, detenido

Este sábado, Flavino Ríos Alvarado, quien fuera el gobernador interno después de que Javier Duarte pidiera licencia de su cargo, fue arrestado y puesto en prisión preventiva (hasta por un año) tras la sentencia de la jueza de control, Alma Aleyda Sosa. (Vía: Animal Político)

Ríos Alvarado fue considerado durante la administración de Duarte como su mano derecha: secretario de Educación y de Gobernación, fue un miembro cercano del ahora prófugo. Acusado de tráfico de influencias y abuso de autoridad, se le investiga, principalmente, por haber facilitado un helicóptero del estado para facilitar la fuga de Duarte, hecho que aceptó haber cometido en un entrevista radiofónica (y que negaría en instancias judiciales). (Vía: Hufftington Post)

 

El sábado 11 de marzo, fue detenido por miembros de la Policía Ministerial veracruzana e ingresado al penal de Pacho Viejo, donde inició su proceso judicial. A mitad de su procesamiento, detenido en la base de la policía ministerial en Xalapa, Ver., Ríos Alvarado incluso concedió una entrevista radiofónica por teléfono, en la que aseguró su inocencia:

“Supuestamente por el préstamo de un helicóptero a un ex gobernador; yo demostraré que soy inocente, yo no tengo responsabilidad de nada. Confío en la aplicación de la justicia” (Vía: Aristegui Noticias)

La investigación penal contra Javier Duarte y su círculo de colaboradores no se ha desarrollado ni de la forma más efectiva, ni de la forma más equitativa. Centrado en dar golpes mediáticos que cimenten su imagen, el actual gobernador, Miguel Ángel Yunes ha convertido una investigación urgente para su estado, en una serie de señalamientos con claras miras electoras (o de venganzas políticas) que, lejos de ampliar las vías de investigación, han cambiado la atención de los veracruzanos, y de todo el país, en las respuestas enojadas y casi gratuitas de los acusados.

El que Javier Duarte haya podido desviar los cientos de millones de dólares que pudo a través de triangulaciones fiscales, como demostró a lo largo de una investigación prolongada Animal Político, pudo ser posible sólo a través de la complicidad de muchas personas que pudieron verse beneficiadas (o pudieron haber ayudado por amenazas, una línea de investigación que la Fiscalía se ha negado a analizar); sin embargo, todo el proceso se ha centrado en una búsqueda que no da con su principal “premio”. (Vía: El Financiero)

Con muchas preguntas en el aire, con decenas de sospechosos y sin una acción definitiva de la Fiscalía General del Estado, la aprehensión de Flavino Ríos es, a cuatro meses de la fuga de Javier Duarte, el único logro que se podría apuntar el gobierno de Miguel Ángel Yunes.