Familiares en Álvaro Obregón 286 denunciaron ser ignorados por autoridades

Ha pasado una semana del sismo del 19 de septiembre, una semana en la que perdura el miedo y la incertidumbre, una semana de sociedad civil organizada y una semana en la que familiares de víctimas  atrapadas entre los escombros mantienen la esperanza de recuperar a sus seres queridos.

La labores de rescate continúan en algunos edificios, en otros, entre lunes y martes han concluido; posiblemente nunca podremos imaginar la espera por la que atraviesan las familia y mucho menos podríamos concebir que las autoridades no informen sobre las labores de rescate.

Fue la situación que denunciaron familias que se encuentran en el edificio de Álvaro Obregón 286 la noche del lunes, pues, a pocas horas de cumplirse una semana de la tragedia, las autoridades federales y de la Ciudad de México no les habían informado sobre la situación o en qué etapa se encontraban los rescatistas, como si la labor fuera encontrar un número de cuerpos y no a personas con nombre, familia y vida.

Tenemos 7 días y nadie nos dice cómo están nuestros familiares, en qué condiciones se encuentran.  No tenemos la lista de las víctimas que ya salieron, las que han sido identificadas y las que siguen en calidad de desaparecidas. Tenemos derecho a una información certera”, expresó Lorenzo Barrera Gómez, familiar de una de las víctimas atrapadas en el edificio. (Vía: Animal Político)

Puedes ver el video de la exigencia de las familias aquí.

Los familiares expresan que su única demanda es que las autoridades los mantengan informados y que esa información respete los derechos humanos de las víctimas.

El caso de Maricela Castillo, tía de Fernanda Michelle Castillo, expone un grave negligencia y pésima coordinación de parte de los encargados de supervisar las labores de rescate.

A mi sobrina yo la encontré en el Semefo. Ya tenía varios días allí, pero nosotros estuvimos aquí [en el edificio 286] esperando como tontos. Ninguna autoridad nos dijo que ya tenían su cuerpo. Gracias a dios fui por mi cuenta al Semefo y estaba allí”. Expresa Maricela, quien aun cuando ya encontró a su familiar, acompaña a quienes están acampando en el Álvaro Obregón.

 

Ante la falta de organización y como consecuencia una falta de empatía, fueron los rescatistas colombianos quienes informaron en un comunicado que habían recuperado los cuerpos de 6 víctimas.

De hecho fue hasta ese momento que los familiares de las víctimas tuvieron conocimiento a través de los medios de comunicación.

Tras las demandas y exigencias, hoy martes las autoridades permitieron el acceso a una comisión de familiares para que fueran testigos directos de cómo se desarrollaban los trabajos de rescate.

Óscar Escamilla, hermano de Noé Escamilla, tras realizar parte de recorrido en algunas zonas de túneles, expresó que las labores de rescate son complicadas y peligrosas.

Si bien con esta acción los familiares pudieron constatar la labor de los rescatistas resta que constaten que las autoridades les informen de manera puntual cualquier acción o hallazgo entre los escombros.

“Vivos o muertos, pero no jueguen más con nuestro dolor”

Pero este no fue el único caso en el que las autoridades no supieron informar o actuar a tiempo.

Cristina Hernández, madre de Anayeli Juárez Hernández, una joven que perdió la vida cuando el edificio ubicado entre Escocia y Gabriel Mancera colapsó, expresó que las labores de rescate fueron lentas y denunció que la orden de remoción de escombros fue dada antes de realizar rastreos menos invasivos. (Vía: Reforma)

Ayer por la tarde los familiares de Anayeli recibieron su cuerpo, el cual fue trasladado a Puebla, estado del que ella y su familia son originarios.