Trump dice que un globo de él como bebé ‘lo hace sentir no bienvenido a Inglaterra’

En una entrevista con el tabloide The Sun, Donald Trump criticó fuerte y gratuitamente a Theresa May, Primer Ministra del Reino Unido, además de que confesó que el enorme globo que lo representa como un bebé en pañales ‘lo hace sentir poco bienvenido en Londres’.

Trump lleva un par de días en Londres como parte de una gira por Europa. Primero, fue a la reunión de la OTAN en Bruselas, donde no hizo más que el ridículo; ahora, está en Londres como muestra de ‘apoyo’ a los políticos pro-Brexit y terminará en Helsinki, con una reunión a solas con Vladimir Putin.

El cheto presidencial (sí: cheto presidencial) ha hecho de su gira por Europa material inacabable para los comediantes y dolores de cabeza para los periodistas que lo han seguido a cada paso; principalmente, porque se tienen que cubrir tres frentes: lo que diga en conferencias de prensa, lo que se filtre a la prensa de las reuniones diplomáticas y lo que tuitée.

La reunión en Bruselas fue un rotundo fracaso, y todo apuntaba a que la visita a Londres sería igual. Desde su primer visita como jefe de Estado a mediados de 2017, las protestas contra Trump reflejaron el sentir de todo un país que recién había pasado por un trauma electoral semejante: el Brexit.

La entrevista que tuvo Trump con The Sun no ayudó nadita; en ella, reiteró sus ‘argumentos’ racistas de siempre: que los migrantes ‘están destruyendo la cultura europea’, atacó a Sadiq Khan (porque claro que lo atacaría: es musulmán y liberal), defendió a Putin, y reiteró la tontería de que los países de la OTAN ‘paguen más’. (Vía: The Sun)

Lo peor de esa declaraciones fueron las críticas a Theresa May, primer ministra de Reino Unido que está teniendo graves problemas para negociar el Brexit dentro de su propio partido. Según Trump, él le dio consejos que ella ‘desobedeció’ y, según él, por eso estaba fallando su negociación.

Las protestas contra Trump lo forzaron a retirarse de Londres. Sí: su globito de bebé berrinchudo lo expulsó de Londres y todo el protocolo presidencial tuvo que moverse a un suburbio a las afueras de la capital, donde también fue recibido con protestas.

De acuerdo a Leo Murray, uno de los organizadores de la protesta londinense: “Esto ha funcionado increíblemente bien. Lo corrimos de Londres, entendió el mensaje: no es bienvenido aquí“. (Vía: Washington Post)

Según la policía londinense, hasta estos momentos se han reunido más de 250 mil personas en la Plaza de Trafalgar, un punto icónico de la ciudad y foco de protestas populares a lo largo de su historia.

Parece chiste, pero qué no lo es en este último año en la política estadounidense: fue necesario un bebé para que Trump entendiera un mensaje simple: ‘no eres bienvenido’.

Por: Redacción PA.