Semarnat renuncia a Parque Bicentenario porque ‘ya no es necesario’

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (la C mam… Semarnat) renunció a la administración del Parque Bicentenario, ubicado en la Delegación Azcapotzalco e inaugurado en 2010. La secretaría de gobernación considera que este parque ya no responde a los fines con que fue creado.

Este gran complejo catalogado como el segundo parque más grande del país, se compone de 55 hectáreas dentro de la antigua refinería 18 de marzo. Sin embargo, la Semarnat considera que se ha convertido en un parque “ocioso e improductivo”, por lo que pasó el cuidado del parque al Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (INDAABIN).

El interior del parque está acondicionado con instalaciones deportivas, lúdicas, recreativas e incluso de conservación medioambiental, como sus invernaderos. Sin embargo, el proyecto no es algo que la Semarnat considere parte de la protección del medio natural.

Aunque la respuesta y decisión de esta secretaría pareciera algo mezquina e injustificada, este parque en realidad no cumple con el fin que fue creado, como un pulmón natural de la ciudad, al mismo tiempo que es un terreno grandísimo llevado a la sociedad civil de manera pública.

Mapa: Google

Contrario a eso, en 2016 el gobierno de la CDMX tramitó ante la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) un certificado de Uso de Suelo “E/3/30”, con lo que se pueden hacer, dentro del parque, construcciones de hasta tres niveles para ser usados como oficinas, comercios y servicios en el parque.

La Semarnat, con estas condiciones del Parque Bicentenario, determinó que ya no funciona de la manera en que fue creado y por lo que lo tenía bajo su resguardo. Así, el INDAABIN pasa a ser su administrador, sin embargo el director de esta dependencia, explicó a diario Reforma que no lo tienen en su jurisdicción y que la Semarnat lo abandonó por no tener recursos para su mantenimiento.

Por otro lado, los vecinos acusan que se está buscando construir zonas de vivienda y comerciales al interior de las 55 hectáreas que integran el parque. Uno de los sindicatos que intervino en la construcción del mismo, asegura que la “destrucción” del parque viene por dictámenes del gobierno federal, que busca obtener réditos del parque a través de la industria privada.

La justificación para construir esta gran área verde en el norte de la ciudad fue el promover la recarga de mantos acuíferos a través de un pulmón natural en la ciudad. Sin embargo, parece que la intención es hacer de este parque  parte del plan inmobiliario para esta zona, que ha llevado a una explosión demográfica en la delegación. (Vía: El Heraldo de México)

Con información de Reforma