Presidencia valúa en millones un Rivera probablemente falso

Presidencia valúa en millones un Rivera probablemente falso

Un cuadro de caballete de Diego Rivera, que no aparece en ningún catálogo, fue valuado por la Presidencia de la República en más de 31 millones de pesos. Expertos consultados por La Jornada aseguran que es falso pero, desde 2009, da vueltas por los museos del mundo como original.

“Vendimia de Flores” es un cuadro atribuido a Diego Rivera, de 1.49×1.79 metros, la pieza no aparece en ningún catálogo del artista elaborados por expertos en su obra, ni tampoco en los realizados por instituciones culturales federales.

Aún así, un avalúo de la Presidencia de la República, dice que cuesta 31, 551, 200 pesos. Un precio bastante moderado… si tomas en cuenta que el cuadro más caro del muralista, subastado por la casa Christie’s, en Nueva York, en 9 millones 762 mil 500 dólares (casi 200 millones de pesos). (Vía: La Jornada)

Costo del Rivera presuntamente falso de Presidencia
▲ Fragmento de una de las hojas del inventario de Presidencia donde se muestra el avalúo de esa pintura presuntamente falsa.

Sin embargo, según expertos de la obra de Rivera, no hay forma que ese cuadro cueste lo que dijo el evalúo: “Vendimia de Flores” no está en el catálogo general del pintor y no es accesible para académicos, público general ni coleccionistas.

Según descripciones de terceros, la pieza tiene a Dolores del Río como protagonista, cargando ramos de gladiolas naranjas, rojas y rosas, con un Diego niño de la mano y otros vendedores cerca de ella. “No sé de qué autor sea, pero de que Diego no es, no es”, dijo un experto a La Jornada.

Residencia Soledad Orozco, construida por Ávila Camacho y propiedad de la Presidencia de México
Residencia Soledad Orozco, construida por Ávila Camacho y propiedad de la Presidencia de México

En 2009, en una exposición medio hecha con las patas, según la crítica especializada de la época, Felipe Calderón sacó el cuadro al Instituto Cultural de México, en Washington, D.C.

Ahora, está en la Residencia Soledad Orozco, una mansión de la que la Presidencia de la República es dueña y fue de uso discrecional en los mandos de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Con información de La Jornada