Putin acepta que dio órdenes de derribar avión con 110 personas en 2014

Vladimir Putin, presidente de Rusia, confesó haber mandado a derribar un avión comercial que transportaba 110 personas en 2014. Este, según contó, amenazaba la seguridad de los Juegos Olímpicos de invierno de Sochi, aunque después resultó ser una falsa alarma.

Durante la entrevista explicó sus razones, que en su momento le resultaron lo suficientemente congruentes, para dar tal instrucción que inmediatamente sonaron radicales, aunque prudentes para él:

“Me informaron que un avión que volaba entre Ucrania y Estambul había sido secuestrado y que los captores demandaban aterrizar en Sochi”.

La información que le hicieron llegar al presidente era difusa y nada concreta. Según se trataba del secuestro del vuelo que demandaba aterrizar de emergencia en Sochi; también le informaron que la seguridad del avión estaba en riesgo porque al interior había un terrorista con una bomba que planeaba detonar a medio vuelo.

Claro, no entendemos por qué su mejor decisión para desarticular un avión con un artefacto explosivo era hacerlo explotar con algún misil o arma de largo alcance con la potencia suficiente para derribarlo. También, esto implicaba ignorar la vida de todos los que se encontraban al interior, que eran al menos 110 pasajeros más la tripulación.

Así mismo, no hubo comunicación clara con los miembros del Comité Olímpico Internacional, que estaban en la incertidumbre total ante la ansiedad de las autoridades rusas que simplemente esperaban la confirmación de Putin para poder derribar un avión en cualquier momento sin más preguntas.

Putin acepta que dio órdenes de derribar avión en 2014
Foto: BBC

Putin dijo que lo único que se arrepiente a lo largo de sus administraciones es de la intención de tomar esta decisión, que finalmente no se concretó porque era simplemente una falsa alarma de un vuelvo que hacía su trayectoria normal con destino a Estambul.

El haber terminado derribando ese avión habría significado un gran golpe para la administración de Putin, pues al interior no había ninguna amenaza ni para Sochi ni para nadie dentro de la aeronave.

Las decisiones del régimen de este presidente se han basado en él como figura central de poder y de toma de decisiones, por lo que él asumiendo la culpa y la responsabilidad es totalmente entendible y corresponde con todo lo que se ha hablado de él siempre.

Con información de Aristegui Noticias

Por: Redacción PA.