Por robos a feligreses, iglesias están pensando en poner puerta con contraseña

Por los robos constantes (y la inacción de las autoridades), varias iglesias y parroquias ya están analizando la posibilidad de instalar puertas con contraseña para garantizar la seguridad de sus feligreses.

Apenas la semana pasada se hizo viral un video de las cámaras de seguridad de una iglesia en Guadalajara. En él, tres sujetos entraron en plena misa y, a mano armada, despojaron de sus pertenencias a todos los asistentes, medio indignados y completamente sorprendidos. (Vía: Reforma)

Lo peor de todo es que este tipo de crímenes no son nuevos. Particularmente en Guadalajara se han convertido en una constante. Cientos de iglesias han tenido que instalar cámaras, poner horarios restringidos, muros, tela ciclónica y hasta botones de pánico ante el alza de asaltos semejantes.

Lo peor, dicen los párrocos y feligreses, es que las denuncias que hacen casi inmediatamente a las autoridades se quedan en nada. Sin detenidos, sin averiguaciones y sin una reducción real en estos crímenes, los prelados han optado por dejar de denunciar y tratar de prevenir en lo posible los ataques a sus feligreses. (Vía: Mural)

Puerta de seguridad para iglesias por robos

Un pequeña parroquia en la colonia Vallarta San Jorge está pensando seriamente en colocar una puerta de seguridad “como la de los bancos”, ya que, en lo que va del año, han asaltado tres veces una de sus capillas.

Ya en desuso en casi todo el país, pero todavía hay unas cuantas iglesias que tienen una “capilla de adoración perpetua”, una capilla abierta las 24 horas para que los fieles puedan ir a rezar, literalmente, en cualquier momento. El problema es, justamente, que en la madrugada se han registrado los últimos robos:

Desgraciadamente la adoración que se realiza evidentemente en la madrugada se ve afectada y disminuye. Hemos visto que ha disminuido por el inminente miedo que esto causa”, lamentó el párroco con Excélsior

Al menos, la Iglesia católica ha enseñado algo a sus feligreses: desprenderse de todo lo material… como Buda.

Por: Redacción PA.