¿Por qué el internet enloqueció con el caso de Nela?

Nela García es una usuaria de Twitter que comenzó a narrar una historia que no sabemos aún si se trata de una broma muy complicada, una publicidad más que compleja, una historia de espionaje o, simplemente una historia que tiene a todo Twitter encadenado a su desarrollo. La versión sencilla es que encontró un teléfono en la calle y, tras preguntar si era de alguien y no tener respuesta, lo desbloqueó y lleva ya tres días en un misterio enorme que incluye coordenadas de GPS, código morse, hackers y un mono rojo.

Primer tuit del hilo sobre el celular perdido
Primer tuit del hilo sobre el celular perdido (Imagen: Twitter)

Todo comenzó el pasado 16 de agosto. Nela encontró un celular en una calle de Madrid, donde vive, y lo reportó en Twitter. El celular no tenía nada llamativo pero tampoco ninguna seña particular. Al no tener respuesta tras cuatro días, decidió revisar si podía conseguir alguna información dentro del teléfono para devolvérselo a su dueño.

Lo curioso es que el celular no tenía código de bloqueo, por lo que pudo acceder a él y a toda la información. Resultó que todo lo que encontró fueron pocas apps, ningún contacto y un historial extraño de llamadas. Eso sí, había un perfil de Facebook y de Instagram de una tal Marta Gutiérrez, pero éstos tampoco tenían mucha información, más que unas cuantas fotos que parecían aleatorias.

Lo que Nela encontró en el celular perdido
Lo que Nela encontró en el celular perdido (Imagen: Especial)

Buscando en Google Images, resultó que las fotografías de la tal Marta eran de una mujer estadounidense, muerta hace ocho años en Minnesota que sí viajo a España e incluso lo documentó en un blog (sí, de esos que ya nadie tiene).

Con esa nueva información, Nela siguió buscando en el teléfono y, gracias a los tuiteros que desde el principio se clavaron con la historia, comenzó a entender que, en los mensajes y en las llamadas, había un código. Quizá se tratara de un juego o un reto, pero ella y cientos de usuarios ya estaban tan picados que decidieron caer de lleno en el agujero del conejo.

El único número registrado en el teléfono pareciera ser una respuesta automatizada sólo al número de ‘Marta’, porque los demás que marcan les deja una respuesta… no muy amable: no están ‘autorizados’ y advierte que, ‘por su propia seguridad’ no llamaran más.

El código de los mensajes se resolvió gracias a la participación de muchos usuarios e, incluso, reavivó una discusión vieja (y muy ñoña) sobre las columnas del Congreso español. Resultó que las imágenes de Instagram y los SMS forman parte de un rompecabezas, que llevó a otro rompecabezas: un mail con un código binario que generó un código morse con la cámara de su computadora.

Hasta este momento, Nela y quienes hemos seguido su historia estamos, como decían las abuelas, con el Jesús en la boca. La última actualización del caso, hace apenas unos minutos, es que no logran, ni ella ni los usuarios, encontrar la relación entre el código binario (que los lleva a un video en Vimeo protegido por contraseña) y el supuesto código morse que reproduce su propia computadora.

Por otro lado, historias como la que narra Nela se han convertido en todo un género interactivo desde el año pasado, cuando el también español, Manuel Bartual, iniciara un hilo semejante en Twitter, lleno de muertos, códigos, guiños y vericuetos. Para varios, toda la historia de ‘Marta’ y Nela es un trabajo en conjunto con Bartual, no sólo por el estilo de la narración sino porque, curiosamente, la historia se empezó a publicar un año después de la historia de Bartual. (Vía: El Español)

No sólo hay quienes ya encontraron evidencia en las pistas dejadas por Nela de la mano del tuitero, sino que también parece ser que encontraron a la actriz de la fotografía original de ‘Marta’:

De nuevo, puede ser que toda esta historia no sea más que una muy complicada broma, una publicidad bien intrincada o una fan fiction clavada como pocas, pero de que nos volvimos adictos y estamos esperando nuevos tuits, de eso no queda duda.

¿Seguirá la historia?, ¿estaremos viendo algo real o una novela digital?

Por: Redacción PA.