¿Cuál fue tu peor cita en la vida? Este hilo de Twitter las juntó todas

Es un hecho científico irrebatible como la gravedad: todos hemos tenido una terrible cita. Todos hemos querido salir huyendo porque nuestra date es insufrible, no se bañó, tiene una conversación inadecuada, habla solo de sí mismo o de su ex o, de plano, la cita derivó en una pequeña catástrofe. De ahí que la usuaria de Twitter @belenchews tuviera tanto éxito al pedir a los demás usuarios que contaran su peor cita en la vida.

Y de verdad son las peores citas de la historia.

Y es que en este catálogo repentino de citas espantosas hay de todo. Desde accidentes hasta incompatibilidad extrema, desde inocentadas hasta malos olores.

Como esta joya de mala cita donde acaso la otra persona se la hubiera pasado mejor con un personaje de My Little Pony. (Tip: lo mismo podrían decir de quienes amamos los cómics).

Hay quien fue a una date sin saberlo, como esta persona que no se enteró que, de hecho, estaba teniendo citas:

Esta persona tuvo que sufrir lo indecible con este payaso que hasta le dijo que ‘salía barata’: 

A esta pobre chica le declararon amor en medio de una cita… con otra persona:

Por supuesto, no podían faltar la pésimas citas salidas de Tinder:

Esta chica tuvo la mala fortuna de salir con un tuitstar que, como todos los tuitstars, solo hablan de sí mismos:

A este no le dijeron que se trataba de ser como canción de Maluma, felices los cuatro:

Hubo quien aplicó la de salir sin decirle a los padres porque #adolescencia:

Y el premio a la peor cita bien se lo podría llevar esta chica que salió con alguien que tenía “otro compromiso” más tarde; aunque su otra cita tampoco fue perita en dulce:

 

Y, ya para terminar, está esta horrenda cita que sonaba perfecta al principio y solo terminó mal en todos los sentidos posibles; por lo demás, se ve por la cantidad de tuits que ella se moría por contar su historia, con justa razón:

Y empeora aún más:

Y es que ni disculparse pudieron hacerlo bien:

Si quieren contar sus más tristes citas en la vida, aún están a tiempo, aunque de todo corazón preferiríamos que nunca pasen por algo así.