Pentágono, ‘sin querer’ exigió renuncia de Trump en su cuenta oficial de Twitter

La cuenta oficial de Twitter del Departamento de Defensa de los Estados Unidos retuiteó, dicen que sin querer, una publicación en la que el usuario exigía que Donald Trump renunciara a la presidencia por las constantes acusaciones de acoso sexual y violaciones. El retuit fue borrado y el Departamento tuvo que lanzar un comunicado oficial disculpándose.

La tarde de ayer, y apenas por unos minutos, en la cuenta oficial del Departamento de Defensa de EE.UU. (sí: el del Pentágono y los misiles y los miles de soldados en todo el mundo) apareció un RT a alguien con el nombre de @ProudResister, porque claro que así tendría que llamarse.

En ese tuit, @ProudResister escribió:La solución es sencilla… Roy Moore: bájate de la carrera electoral. Al Franken: renuncia al congreso. Donald Trump: renuncia a la presidencia. Partido Republicano: dejen de hacer del abuso sexual un tema partidista: es un crimen tanto como su hipocresía. (Vía: Independent)

Dana D. White, vocera de Relaciones Públicas del Departamento, tuvo que salir a dar una conferencia de prensa en la que informaron que “alguien” con autorización para operar su cuenta oficial de Twitter publicó erróneamente el RT pero que, al darse cuenta inmediatamente del error lo borró.

El problema es que éste no es el primer error del Community Manager del Pentágono: apenas el miércoles, otra persona, igual, con “autorización”, le dio RT a un artículo de fake news en el que se “informaba” que los Estados Unidos contaba con silos nucleares secretos y con aviones cargados y listos para lanzar bombas nucleares las 24 horas del día a cualquier parte del mundo (desde el fin de la Guerra Fría, ninguna de las dos aseveraciones son reales: los silos se pueden encontrar en Google y los bombarderos no están preparados las ’24 horas del día’). (Vía: Vox)

Con las acusaciones de acoso, abuso y agresiones sexuales que han señalado a candidatos al Senado, a senadores, gobernadores y hasta el presidente (acusado en 3 ocasiones de violación y al menos 16 de acoso o agresiones sexuales), el tuit, compartido “sin querer” o no, sigue marcando algo: nadie, ni por error, debería de quedarse callado ante estas denuncias.