Narco secuestró enfermeras para vacunar favela en Brasil

En Brasil las alarmas sanitarias están más que encendidas ante el más reciente brote de fiebre amarilla, que ha cobrado decenas de vidas. En medio de este brote, un narcotraficante raptó a un grupo de enfermeras para que vacunaran a una favela.

Se llama Thomaz Vieira Gomes, también conocido como el 2N y, aseguran, es uno de los criminales más peligrosos y buscados de Rio de Janeiro. Sin embargo, esta vez ha alcanzado los titulares brasileños y mundiales por una acción ajena al tráfico de drogas.

En medio de las jornadas de vacunación para prevenir la fiebre amarilla, la misma que tiene en vilo a las autoridades brasileñas por su asombrosa propagación, Thomaz Vieira Gomes de plano se saltó todas las filas y, por medio de un grupo armado, secuestró a dos enfermeras del centro de salud y las llevó a la favela para realizar la vacunación. (Vía: Sputnik)

brasil narcotraficante vacuna fiebre amarilla favela

El secuestro fue celebrado por muchos, condenado por otros y, de paso, sirvió para que poner de relieve el criticado plan con el que el gobierno brasileño ha enfrentado la crisis por la fiebre amarilla. A estas alturas, hasta el Carnaval de Rio transcurre con un temor que no es desmedido.

Hasta el momento, las medidas del gobierno de Brasil para contener el brote de fiebre amarilla han parecido insuficientes mientras que el número de fallecidos aumenta de forma alarmante. Desde el 1 de julio del año pasado, han muerto 115 personas por el brote. Según autoridades sanitarias de Brasil, se han contabilziado poco más de 400 casos, la gran mayoría de ellos en Sao Paolo y Minas Gerais. (Vía: Aleteia)

“64 millones de vacunas para contener la fiebre”.

El número de vacunas para combatir el avance de la fiebre se cuentan por millones. Los cargamentos buscan cubrir a la mayor población posible, pero se acusa a las autoridades de desorganización. El gobierno ha hecho envíos por 64 millones de vacunas.  (Vía: Prensa Latina)

Aunque el hecho fue denunciado por múltiples medios brasileños y por redes sociales, autoridades brasileñas negaron haber recibido una denuncia formal. De momento, las autoridades de Salud de Rio de Janeiro se comprometieron a investigar el hecho, presuntamente ocurrido a finales de enero.

Y mientras en Brasil los delincuentes se vacunan a punta de pistola en el hemisferio norte del planeta hay muchos que creen que las vacunas no sirven.

Por: Redacción PA.