Le pidieron mordida a Sheinbaum para verificar su coche

Claudia Sheinbaum, la gobernadora electa de la Ciudad de México, no podrá utilizar su coche, un Aveo modelo 2012, ningún martes ni dos sábados de cada mes, ¿que por qué? Bueno, porque personal del Verificentro de Huipulco le pidió una mordida para que pasara la verificación.

Así lo contó la misma Sheinbaum en una breve entrevista a medios: “Me pasó personalmente, cuando fui a verificar mi vehículo me pidieron dinero para que pudiera pasar la verificación“. (Vía: Reforma)

La corrupción en los Verificentros de la Ciudad de México es ya tan parte de la tradición chilanga como las quesadillas sin queso, las manifestaciones o los días de contingencia ambiental. Durante los últimos tres años de la administración de Miguel Ángel Mancera se intentó renovar el sistema de verificación: se cerraron unos centros, se abrieron otros, pero no le quedó claro a nadie las razones detrás de esos cambios.

Ahora, Sheinbaum ha dicho que esas decisiones tienen que revisarse e, incluso, replantearse:

Este sistema nuevo que instalaron en realidad no está respondiendo y estamos trabajando en revisar los contratos, por qué se cerraron unos, por qué se abrieron otros, esta tecnología que sólo tiene la Ciudad y no el Estado de México, ni Morelos, el esquema en el que se están haciendo la propia norma de verificación”. (Vía: Aristegui Noticias)

Prometió eliminarlos, pero peseros sobrevivirán a Mancera

Sin duda es necesaria una revisión de las formas de actuar del personal de los verificentros de la Ciudad de México, pero también de los mecanismos a través de los cuales cualquier ciudadano que no vaya a ser en unos meses el siguiente gobernador de la Ciudad, pueda denunciar corrupción.

Todo eso, además, claro, de un cambio radical en la movilidad en la Ciudad de México: ¿de verdad podemos seguir dándonos el lujo de más y más coches?, ¿no nos urgen medios de transporte público eficaces, seguros, baratos y ecológicos?

Por: Redacción PA.