La vez que hicimos explotar al Popo

La primera erupción del siglo XX del Popocatépetl... fue provocada
La vez que en 1919 hicimos explotar al Popo

La historia del Popo y de México van de la mano no sólo porque el volcán sea uno de los más representativos del país, sino porque también ha sido fuente de azufre para las tropas de Cortés, posible desarrollo minero y un error de esos que parecen chiste, pero no lo son.

 

Si algo saben todos es que la erupción de un volcán no puede frenarse una vez que comienza. Decenas de películas de desastres narran la lucha por la supervivencia de quien está en su camino y no puede hacer nada más que desviar la lava.

Por mucho que se tengan estudiados los terrenos, fallas, declives y cañadas alrededor de uno, siempre hay factores que no pueden preverse: por eso, por mucho que sepamos que una erupción “provocada” podría evitar una mayor y más violenta, es una medida que prácticamente nunca se ha tomado.

Eso no significa que no haya habido erupciones que, sin querer, sean provocadas por los seres humanos. Y el Popocatépetl fue el escenario de la única erupción causada por el hombre en el continente americano.

Era 1919 y un grupo de mineros buscaban una veta de oro que, según ellos, atravesaba el Popo. Entonces, el volcán estaba relativamente apagado, por lo que pensaron que sería una buena idea reventar unos cartuchos de dinamita, para abrir la “veta” o, de perdida, extraer unos kilos de azufre.

El cálculo falló, la veta no estaba ahí y lo único que provocaron fue una erupción mediana que generó un cráter interno (un cráter en el cráter) de 800 metros de diámetro y 90 metros de profundidad.

La primer erupción del siglo XX de “Don Goyo” la provocaron unos mineros que buscaban oro y encontraron lava.