Declaran ley seca permanente para tropas de EE.UU. en Japón

Típico que por un pecador pagan todos los inocentes: las fuerzas militares de Estados Unidos en Japón ahora tienen determinadamente prohibido ponerse hasta las manitas… y eso por una buena razón.

El ejército norteamericano en conjunto con las autoridades japonesas acaba de prohibirle a los elementos norteamericanos el consumo de alcohol, luego de un aparatoso accidente automovilístico en donde murió un japonés de más de 60 años. (Vía: Usa Today)

“Hay más de 48 efectivos del ejército estadounidense en Japón”.

La ley seca impuesta a los norteamericanos es de carácter permanente. Todo gracias a que un marine de escasos 21 años conducía embriagado al momento de impactar con la camioneta del japonés fallecido.

Según los peritos que atendieron el aparatoso accidente, el militar gringo tenía en la sangre un nivel de alcohol tres veces superior al límite legal. Lo más problemático de este terrible caso, es que el militar había consumido el alcohol directamente en una base militar estadounidense, en la isla de Okinawa, al sur de Japón.

“El 70% de las instalaciones militares de EE.UU. están en Okinawa”.

Vale la pena recordar que desde la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos ha mantenido una fuerte presencia militar en el país del sol naciente. Actualmente hay en Japón 48 mil efectivos del ejército estadounidense, casi la mitad de ellos se encuentran en Okinawa, la isla que alberga tres cuartas partes de las instalaciones militares norteamericanas del Japón. (Vía: Excélsior)

Ahora bien, no vayan a creer que esta medida es por un caso aislado. En los últimos años han ocurrido al menos dos casos semejantes donde se mezcló el alcohol, la responsabilidad juvenil y el uniforme verde olivo de las tropas estadounidenses.

Por supuesto, es una desgracia que todos los militares gringos ahora deban pagar los platos rotos de un único borrachín. Pero esas son las consecuencias de conducir irresponsablemente, ya sea en Japón o en Estados Unidos o en la Ciudad de México.