Iglesia alerta sobre libro de exorcismos

La Arquidiosesis de México ha alertado a todos los feligreses y a sus integrantes de un libro de exorcismos en circulación. Pensamos que esto sería un pequeño pasito para que la Iglesia se pronunciara de una manera más prudente frente a sus prácticas de ‘salud’ espiritual, pero no, eso no pasó porque #México y porque #Iglesia.

Lo que revelaron es que este texto en concreto tiene serios problemas doctrinales, por lo que no es confiable (como tampoco lo es, al menos para nosotros y los sistemas de salud, ningún libro de este tipo).

Para sanar, liberar y exorcisar: 20 años de experiencia es un libro escrito por el sacerdote Pedro Sánchez Acosta y Maria Teresa Ochoa Rodríguez. Este fue aprobado por el círculo religioso que aprueba las publicaciones clericales, sin embargo se reveló que en realidad faltó un proceso para su correcta validación y ahora tendrá que ser revisado.

Sí, en efecto no se trata de una revisión del procedimiento de Exorcismo, como una forma falsa de querer aliviar una psicosis o las consecuencias de una enfermedad mental… es más bien un tema de pura y dura burocracia. Así es, porque seguimos en la Edad Media, pero con instituciones del Siglo 21.

La publicación de este material fue hecha durante el mandato religioso de Norberto Rivera Calderón y es hasta su salida que se plantea la revisión, porque también aquí se cuecen habas, como en todos lados donde exista una burocracia. Sin embargo, se explicó que estos errores son comunes y que muchas veces son los mismo obispos y sacerdotes quienes solicitan las revisiones.

Ahora, con el libro ya en circulación, será difícil que se retire del mercado antes de que vuelva a ser revisado. Sería mejor que la iglesia pasara de ese páramo extraño en el que la salud física y mental corresponde a un diagnóstico en el que El Mal viene por algún pecado o demonio que pervierte la mente y que puede ser curado con oraciones y traumas.

Iglesia alerta sobre libro de exorcismos porque no cumple burocracia

No podemos hacer nada al respecto, claro, porque ese es un terreno en el que es difícil entrar siempre. Los dogmas y las tradiciones clericales están inscritos en la sociedad mexicana como la tortilla y el bolillo, por supuesto que nadie tiene por qué cuestionar la fe, porque esas son determinaciones personales, pero lo que sí podemos asegurar es que el reducir la salud mental a un exorcismo de intervención demoniaca no solucionará nada y es momento de darse cuenta.

Con información de El Universal

Por: Redacción PA.