Ni prudencia ni continencia: juez regaña a Duarte y a sus abogados durante nueva audiencia

Javier Duarte, exgobernador de Veracruz y un ‘ejemplo del nuevo PRI’, según Peña Nieto, fue regañado en varias ocasiones durante la última audiencia en el Reclusorio Norte en la que él y su defensa escucharon las nuevas acusaciones de la Fiscalía de Veracruz.

Homer Simpson Teacher GIF - Find & Share on GIPHY

Sabemos que cuando lees, querido lector, ‘Duarte’ y ‘audiencia’ te esperas las peores noticias: como que los fiscales no encuentren los datos que le solicite la defensa o que el juez dictamine a favor del acusado… pero esta vez, aunque técnicamente no hubo buenas noticias, por lo menos sí tenemos una historia bastante divertida.

En la audiencia inicial de cualquier procedimiento penal, lo único que se hace (o se debería de hacer) es presentar las acusaciones a la defensa y al imputado. Todavía no se cuestionan, no se presenta contraevidencia ni empiezan los metralleos legales. Simplemente eso: se presentan los cargos.

Pues tanto a Duarte como a su defensa se les olvidó que sólo iba a escuchar y se pusieron a preguntar neciamente sobre detalles, explicaciones, coartadas y sentencias, por lo que el juez les tuvo que llamar la atención en varias ocasiones.

Ya que Duarte cambió de abogados, sus nuevos representantes tenían que jurar su cargo, pero el juez tuvo que repetirles en dos ocasiones que lo hicieran porque se hacían guajes.

Teacher GIF - Find & Share on GIPHY

Contra Duarte (que traía una barba tupida y nada sexy), el regaño fue más intenso y sí tenía toda la pinta de maestro de secundaria que está a nada de explotar por el chamaco desmadroso:

“le voy a pedir que ponga atención, es importante que escuche la acusación”

“ponga atención para que el Ministerio Público no tenga que estarle repitiendo lo que ya mencionó”,

“señores defensores por favor asesoren a su cliente y explíquenle qué tipo de dudas puede hacer y cuáles no en este momento”

Vaya, sólo porque está preso no lo sacó del salón.

La estrategia de Duarte, creemos, era repetir el éxito que tuvo con las acusaciones federales: preguntar y preguntar y preguntar neciamente hasta que los fiscales se trabaran y no supieran qué decir. Afortunadamente, esta vez la Fiscalía tuvo a Júpiter (López) de su lado y le cortaron luego, luego, el jueguito.

Lo que debía de ser una audiencia de una hora se hizo de tres, en este caso que se parece más a un chiste de los Simpson que a un proceso judicial del que depende mucho: por lo menos, la confianza en el sistema judicial mexicano.

Con información de Animal Político

Por: Redacción PA.