Deudas, vetos, fueros y candados: lo que congresos locales están haciendo antes del cambio legislativo

Los resultados de la votación del pasado 1 de julio no sólo colocaron a Morena en el Congreso de la Unión y en la Presidencia; también en 19 congresos locales, el partido fundado apenas en 2015 será mayoría. Ante el cambio partidista, muchos diputados están preparando de todo: desde aumentos y reestructuración de deudas hasta poderes extraordinarios a los gobernadores que se enfrentarán a un congreso que no los favorecerá.

Sonora y el veto

Hoy, la gran noticia la lleva Sonora, donde luego de varios intentos fallidos, el congreso, dominado todavía por una mayoría priísta, aprobó tres reformas: el poder de veto para la actual gobernadora priista, Claudia Pavlovich, aumentar el mínimo necesario para aprobar reformas constitucionales y la eliminación del fuero constitucional.

Varios diputados priistas justificaron la medida como una ‘protección’ ante los cambios que la bancada de Morena pudiera hacer a partir del cambio de legislatura: legalización del aborto, regulación del matrimonio igualitario y la adopción homoparental, derechos que, al menos para la diputada Flor Ayala Robles Linares, ‘trastocan los valores de la sociedad sonorense’. (Vía: El Financiero)

PAN/PRI en Congreso de Sonora darían poderes de veto a gobernadora; se echan atrás en cuanto se hace público

La justificación resulta, cuanto menos, ridícula cuando los poderes que se le dieron a la gobernadora rayan en lo anticonstitucional, tal como fue señalado cuando por primera vez se quiso darle esos poderes a Pavlovich. El veto no está limitado a estas posibles ‘amenazas’ a los ‘valores sonorenses’, sino que podría ser utilizado por la gobernadora en cualquier tema.

Estado de México, Veracruz e Hidalgo y sus deudas

Estado de México

De acuerdo a la Secretaría de Finanzas del gobierno del Estado de México, hasta el primer trimestre del 2018 la entidad debía 38 mil millones de pesos. Aún así, en el paquete fiscal de este año, aprobado a finales del 2017, se aprobó un incremento de 9 mil millones más. (Vía: Secretaría de Finanzas)

Del Mazo y el Congreso mexiquense aprobaron deuda
Fotografía: Cuartoscuro

Por si eso fuera poco, apenas el 25 de julio pasado, el Congreso aprobó en 10 minutos, sin discusión debate o análisis, una reestructuración de esa deuda y la emisión de certificados de corto plazo para que el gobierno de Alfredo del Mazo pueda tener liquidez inmediata. La votación se hizo tan rápido porque diez diputados (que hubieran podido frenarlo) llegaron tantito tarde. (Vía: Proceso)

Cuando ocurra el cambio legislativo, Morena ocupará 42 de los 45 asientos por elección directa del Congreso mexiquense.

Hidalgo

En Hidalgo, la mayoría priista en alianza con Nueva Alianza, PVEM, PAN, PES y PRD también votaron al cuarto para las doce (literalmente: se aprobó unos minutos antes de la media noche) y sin discusión alguna la reestructuración de la deuda del estado el pasado 2 de agosto en una sede alterna, luego de que diputados de Morena y manifestantes tomaron el Congreso tras ser expulsados del recinto por tomar la tribuna.

Además se aprobó rotar la presidencia del Congreso: ya no estaría en las manos del partido mayoritario, sino que se iría rolando año con año entre las tres principales fuerzas. Esta propuesta llevaba enterrada dos años en la congeladora legislativa pero, por alguna extraña razón, el priismo hidalguense decidió recuperarla y aprobarla. (Vía: La Jornada)

Veracruz

El estado gobernado por Miguel Ángel Yunes tiene una deuda estratosférica correspondiente al 108.7% de su Producto Interno Bruto (PIB) hasta el 2017, generada en buena medida por la administración de Javier Duarte. El gobierno veracruzano debe 46 mil 160 millones de pesos, si esa deuda se dividiera entre cada veracruzano, estarían pagando 5 mil 919 pesitos. (Vía: Expansión)

Con todo y eso, el congreso veracruzano, con mayoría panista, aprobó sin debate ni discusión, incrementar la deuda de al menos siete municipios para la construcción de infraestructura: desde pavimentación y drenaje hasta luminarias. Estas deudas están calculadas para ser pagadas en 10 o 12 años y llegan casi a los 300 millones de pesos. (Vía: Coatzadigital)

Los congresos ya se están blindando para el cambio partidista que viene… ¿pues a qué le tienen tanto miedo?

Por: Redacción PA.