En la Casa Blanca hay ratas, cucarachas y hormigas y está peor que la infiltración rusa

Las órdenes de compra de la Casa Blanca dejan ver un pequeño problema al interior de la residencia oficial del presidente de los Estados Unidos: en distintas partes de la mansión hay invasiones de ratas, cucarachas y hormigas. Trampas, exterminadores y Trump con sus manitas chiquitas han tratado de frenar la infestación que, pareciera, no tiene control.

Swagger Roaches GIF - Find & Share on GIPHY

Decía la abuela de un redactor de Plumas Atómicas que los iguales se atraen: las personas terribles se casan con personas terribles y los perros nerviosos son adoptados por personas nerviosas… Quizá haya hormigas buena onda y cucarachas muy dispuestas a escuchar, pero son individuos asquerosos que sacan lo peor de la humanidad en cuanto se les divisa, igualito que el actual residente de la Casa Blanca.

Según reportes de medios como el Washington Post Newsweek, personal de intendencia de la Casa Blanca está luchando contra una infestación de roedores en el Cuarto de Situación (donde se reúnen los generales y el gabinete en casos de emergencias), con ratones en la oficina del vicepresidente Mike Pence y un hormiguero justo afuera de la Oficina Oval. (Vía: Newsweek)

Lisa Simpson Scream GIF - Find & Share on GIPHY

Todo parece nacer de un problema de plagas que no fue tratado a tiempo durante el verano (ya en la administración Trump): un nido de ratones que comenzó en el sótano del Ala Oeste (las oficinas) de la Casa Blanca.

A principios de agosto de este año, varios medios publicaron la noticia de que a sus visitantes del club de golf en Bedmister, Nueva Jersey, Donald Trump se refería a la Casa Blanca como un “completo basurero” (“a real dump”), dichos que tuvo que salir a desmentir en varias conferencias de prensa porque, en ese entonces, todavía tenía un poco de conciencia. (Vía: Washington Post)

View this post on Instagram

Celebrating 1237! #Trump2016

A post shared by President Donald J. Trump (@realdonaldtrump) on

Es conocido por todos que Trump no es de comer platillos elegantes, sanos o variados: comida rápida como una Big Mac, una cubeta de KFC y una pizza son su predilección a pesar de tener chefs de cinco estrellas a su disposición en todo momento… Quizá ya descubrimos que la comida rápida no es tanto una elección como una necesidad.

Por: Redacción PA.