El basurero más grande América cierra con una boda

Lixão da Estrutural fue por mucho tiempo el segundo basurero más grande del mundo. El viernes pasado cerró sus puertas, por donde entraban mil 800 toneladas de basura diarias para repartirse en 200 hectáreas de terreno. Sin embargo, el basurero más grande de América se despidió de forma atípica: con una boda.

Valdineide, de 62 años, y  Deoclides, de 38, decidieron casarse en el mismo basurero donde se conocieron. Ambos eran pepenadores o, como los llaman en Brasil, “catadores de lixo”.

En Lixão da Estrutural trabajan 3 mil catadores de lixo que diario peinaban las montañas de basura, algunas de más 50 metros de altura, en busca de materiales reciclables, en medio  de las aves que atrae el desperdicio y los vapores que desprenden los residuos.

Los catadores de lixo recogen el 90% del material reciclado de Brasil y para no pocas familias, la recolección es su principal sustento. En el caso de Lixão da Estrutural, los 30 kilómetros que le separan de Brasilia fueron cruciales para que atrajera trabajadores, pero también esa cercanía fue clave para que cerraran el basurero. (Vía: Excélsior)

Rodrigo Rollemberg, actual gobernador de Brasilia, prometió durante su campaña que cerraría el basurero; a su parecer, era vergonzoso que la capital del país albergara el botadero más grande del continente.

“La pareja dijo estar felices de casarse entre toneladas de basura; otros recicladores temen el desempleo”.

Lixão da Estrutural será reemplazado por un centro más moderno, donde algunos de los pepenadores podrán seguir con su trabajo de forma más ordenada. Hay catadores de lixo que desconfían de las palabras del gobierno y que más bien considerán a qué podrán dedicarse una vez que cierre su fuente de trabajo.

Valdineide y Deoclides, por su parte, decidieron despedirse de Lixão da Estrutural con su propia boda. Se conocieron entre los escombros y el deshecho y ahí mismo decidieron sellar su amor con una ceremonia antes de que tener que despedirse del basurero donde pasaron muchos años de su vida. (Vía: EFE)

Publicidad