Buscan anciana de 70 años que trafica ginseng en las calles

La ciudad en Duluth (no es la de Shrek, esa es Duloc), en Georgia, está en búsqueda de una sospechosa de relativa peligrosidad. Se trata de una anciana de 70 años que ha estado traficando ginseng (esa cosa que traen los licuados fancy).

La policía se encuentra siguiendo una pista en este instante después de que otra persona acudiera a completar una transacción por 20 onzas de ginseng que comerció a través de un anuncio en un periódico, pero pensó que se trataba de un negocio legítimo, no de una red de tráfico de este producto.

Las autoridades creen que se trata de Young Sook Lee, una residente del lugar, que sería quien dirige toda esta red que se encuentra llevando ginseng de manera ilegal a las calles de Georgia.

El operativo (porque lo hubo) siguió a la unidad de los traficantes y a la víctima, quien fue interrogada después de que se frustró la venta ilegal en el momento en que estaba ocurriendo.

“Cuando sacaron el ginseng y comenzaron a pesarlo, en ese momento, fue cuando debieron acercarse al vehículo de los sospechosos“.

Videos de vigilancia mostraron también que la sospechosa de dirigir esta red de tráfico escapó del lugar acompañada con otras ocho bolsas de ginseng bajo el brazo que seguramente pararían en otras locaciones cercanas.

También se cree que el ginseng que se está comerciando de manera ilegal ha sido robado por Sook Lee y que le ha significado grandes cantidades de dinero en en el mercado negro de las drogas (¿es en realidad una droga?).

Más allá de tener o no propiedades psicotrópicas que es como comúnmente reconocemos una droga en el mundo mundano, el ginseng es una droga por su origen y uso, pues es un producto herbolario que sirve para la elaboración de medicamentos.

Bajo ese concepto, se trata de una sustancia regulada por la ley de fármacos y drogas de Estados Unidos, por lo que su venta fuera de los términos establecidos está prohibida y es considerada narcotráfico. (Vía: NCBI)

Ahora, es cierto que esto no le va a afectar a nadie de la manera en que otras sustancias lo hacen, simplemente se trata de un negocio fuera de la ley y ya. Esos licuaditos que se echan por la mañana no son un riesgo para la salud y, si acaso, provocarán insomnio en los que lo tomen por la noche.

Con información de: CBS