Aguas con las escuelas patito de medicina 

Aguas con las universidades patito que imparten medicina.

Pocas decisiones más difíciles que elegir el oficio al cual nos dedicaremos. Ya sea una carrera común o exótica, el resto de tu vida parece depender de esa elección marcada por los nervios. Ahora imagina que eliges tu carrera ideal pero las circunstancias te orillan a optar por una universidad de muy dudosa calidad y nulo prestigio. Pues eso está pasando con las escuelas patito de medicina que están preparando las negligencias y los peligros del mañana.

En este sexenio las escuelas de medicina pasaron de ser 115 a 160. El aumento es de un notable 45%. El gran problema es que de las casi 50 escuelas que abrieron, casi el 70% es de calidad cuestionable y dudosa. (Vía: El Universal)

Las razones para esta proliferación patito son diversas. Según el Consejo Mexicano para la Acreditación de la Educación Médica, muchas de estas escuelas son meras casas adaptadas donde es la cocina termina siendo adaptada, sin mucho éxito, para servir de laboratorio o quirófano. (Vía: El Diario de Coahuila)

La otra gran razón es que en 2013 se reformó el código federal al que se apegan las escuelas de medicina. Los cambios en la ley que certifica a las universales que imparten materia médica resultaron ser una regresión.

Si antes las escuelas estaban obligadas a cumplir ciertos requerimientos académicos y de infraestructura, ahora algunos de esos requerimientos son opcionales. Y las escuelas no están obligadas a cumplirlos para abrir.

Autoridades y ex autoridades han externado sus preocupaciones al respecto. José Ángel Córdova Villalobos, ex secretario de salud, externó entrevista con El Universal lo siguiente:

“Estamos hablando de un tema especial, de un tema que no es una cuestión ni de dinero ni de intereses, es una cuestión del cuidado de la salud en el que al final las acciones pueden tener como consecuencia la pérdida de la vida”.

En efecto, la proliferación de estas escuelas puede tener consecuencias adversas para todos. Los alumnos no serán capacitados en las condiciones óptimas para dar una atención de calidad en el futuro; los pacientes pondrán en peligro su salud y el país, que no deja de necesitar profesionales de la salud capaces, suple la amplia demanda de médicos con elementos que no cumplirán en los estándares mínimos.

El exhorto a cuidarse de la universidades que imparten medicina sin tener convenios con hospitales ni certificarse ante organismo oficiales y colegiados, se suma a la alerta que durante dos años ha lanzado la Secretaria de Salud sobre cursos fraudulentos de cirugía estética impartidos por escuelas no certificadas. (Vía: Milenio)

¿Pronto empezaremos a ver la proliferación de médicos que no aprendieron realmente?

ANUNCIO