FBI recupera jersey de Tom Brady en casa de periodista mexicano

Mauricio Ortega, ex director del periódico La Prensa, es el reportero detrás del hurto del jersey de Tom Brady durante el pasado superbowl. El jersey con el que mariscal de los Patriotas derrotó a los Halcones de Atlanta fue encontrado en casa del periodista junto con otros “recuerditos” que había recolectado en otras justas deportivas. (Vía: El Financiero)

 

Horas después de la histórica remontada donde los Patriotas derrotaron a los Halcones, fue noticia que el jersey con el que había jugado Tom Brady, mariscal del equipo de Nueva Inglaterra, había desaparecido de los vestidores. Todo parecía un déjà vu del superbowl del 2015 en que los Patriotas derrotaron a los Halcones Marinos de Seattle, pues también en esa ocasión la casaca de Brady fue sustraída.

Al estar valuado en 50 mil dólares, el jersey de la victoria se volvió competencia del mismo FBI que de inmediato sospechó de los reporteros acreditados que cubrieron el partido. Fue por la mañana de ayer que se dio a conocer que el FBI en colaboración con autoridades mexicanas llegó con una orden de cateo a la casa de Mauricio Ortega.

 

Tras una revisión se encontró, en una recamara dedicada a la memorabilia deportiva, no solamente el jersey con el que Brady protagonizó una remontada histórica frente al equipo de Atlanta; también se encontró el jersey con el que Brady enfrentó a Seattle en el 2015, además de un caso de los Broncos de Denver que, se presume, pertenece al linebacker Von Miller, y que podría haber sido sustraído  después del Super Bowl 50 en el que Denver se enfrentó a las Panteras de Carolina. (Vía: Proceso)

Las pesquisas del FBI y la policía de Houston empezaron a dirigirse al periodista mexicano desde que un informante lo señaló como posible culpable. Más tarde un video de las cámaras del estadio indicaba que, al menos, Ortega pertenecía al séquito de periodistas que estuvieron en los vestidores de los Patriotas.

 

Ahora mismo, los objetos se encuentran resguardados por el FBI en Boston, mientras realizan las pruebas pertinentes para verificar que en efecto el Jersey de la discordia pertenezca a Tom Brady.

Lo peor del asunto, es la terrible imagen que ha generado la acción de Mauricio Ortega, quien, por cierto, no pisará la cárcel, al no presentarse cargos en su contra, aunque ya fue cesado de sus funciones en La Prensa. Ayer mismo, durante un acto en Kentucky, Donald Trump se jactó  sobre su influencia en que Colin Kaepernick, ex mariscal de los 49 de San Francisco, no tenga contrato aún gracias a los tuits donde el presidente de los EE.UU. critica el actuar “antipatriótico” del quaterback que se distinguió la pasada temporada por su accionar político. En repetidas ocasiones Kaepernick no se puso de pie durante el himno norteamericano antes de cada partido en protesta por los tensiones raciales. (Vía: Récord)

No pocos analistas esperan que de un momento a otro Trump pueda utilizar en contra de los mexicanos el hurto de la playera de Brady, que para colmo es amigo íntimo del presidente norteamericano. Es probable que la acción de Ortega pueda ser utilizada por Trump para atizar su discurso antimexicano.

 

En entrevista con El Universal, David Cohen, abogado especializado en materia deportiva, afirma que el caso de Ortega podría ser utilizado como escarmiento. Si ayer en Kentucky pudo jactarse de la mala racha que está atravesando el ex mariscal de San Francisco, no sería sorprende que a lo largo de la semana Trump use el hurto de la playera de su amigo Brady a su favor. (Vía: El Universal)

Nos metimos con el mariscal equivocado.

 

Publicidad